vinagreta-de-lima-y-cilantro

Vinagreta fácil de lima y cilantro

Las vinagretas son una forma maravillosa de darle un toque diferente a nuestras ensaladas. Son fáciles de preparar y, sobre todo, muy rápidas, ya que en menos de 10 minutos la tendremos echa. Eso sí, con cualquier vinagreta que preparéis tendréis que dejarla reposar un ratito, al menos media hora, para que se asienten los sabores.

Hoy os presentamos una vinagreta especial de lima y cilantro, una receta exquisita y muy fresca. Además, tened en cuenta que esta vinagreta os puede servir tanto para aliñar una ensalada, como para usarla como salsa con un pescado a la plancha o para aderezar un plato de tomate.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 limas
  • ½ cucharadita de azúcar (mejor si es moreno)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de mostaza
  • Vinagre blanco de vino o manzana
  • Cilantro
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Lo primero que vamos a preparar es el jugo de la lima. Os hemos propuesto que utilicéis 2 limas, sin embargo, si tenéis muchos invitados o las limas son muy pequeñas, podéis usar más. Cortamos las limas a la mitad y las exprimimos en el bol o frasco donde vayamos a preparar la vinagreta.

En ese mismo bol añadimos el vinagre y removemos. Cogemos unas cuantas hojas de cilantro y las picamos bien con el cuchillo. Añadimos el cilantro al bol y removemos mucho, hasta que todo quede bien mezclado y las hojas de cilantro suelten su jugo también.

Cuando la mezcla de nuestra vinagreta esté homogénea, añadimos la cucharadita de azúcar. Pelamos el diente de ajo y lo picamos mucho, para que queden trozos pequeños. Juntamos todo en el bol, salamos y volvemos a remover.

En un plato aparte, echamos un par de cucharaditas de mostaza y la batimos un poco junto con un chorrito pequeño de aceite de oliva hasta que quede un salsa. Vertemos la mostaza con el aceite en el bol de la vinagreta y añadimos otro chorrito de aceite más.

Solo nos queda remover todo bien durante un par de minutos y, como dijimos antes, dejar reposar la vinagreta, al menos media hora, para que el sabor sea más consistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *