Recetas de Verduras

cebollas-rellenas-de-york-y-queso

Cebollas rellenas de york y queso

Las cebollas rellenas de york y queso funcionan genial en cualquier ocasión. Tanto si las queréis poner como un entrante o en una cena de picoteo, como si las servís como guarnición de alguna carne, quedan espectaculares.

Lo cierto es que no es una receta que hagamos mucho normalmente, pero os aseguramos que, si os gusta la cebolla, esta receta se convertirá en una de tus preferidas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 cebollas grandes
  • 100 g de jamón de york
  • 100 g de queso rallado
  • 500 ml de nata líquida
  • Perejil
  • Pimienta molida
  • Sal

Lo primero que haremos será poner a hervir agua en una cazuela. Mientras hierve el agua, pelaremos las cebollas, les cortaremos la parte superior y retiraremos el centro de las mismas.

Cuando el agua hierva, meteremos en la cazuela las cebollas junto con un poco de sal y dejaremos que cuezan unos 10 o 15 minutos. Lo siguiente será picar los corazones de las cebollas en trozos muy pequeños. Reservamos.

Picamos el perejil y cortamos en trocitos el jamón york. Añadimos estos dos ingredientes a un bol pequeño, donde incorporaremos también el queso. Removemos todo bien, lo salamos y añadimos pimienta negra molida.

Cuando las cebollas estén listas, las dejamos enfriar unos 5 minutos y, a continuación, las colocamos en una bandeja de horno. Rellenamos un cuarto de la cebolla con un chorrito de nata líquida y terminamos el relleno con la mezcla que teníamos en el bol.

Metemos la bandeja en el horno a 180º durante una media hora. Cuando haya pasado el tiempo, colocamos las cebollas en una fuente y ponemos en un cazo al fuego el jugo que ha quedado en la fuente del horno.

Añadimos a ese cazo un poco más de nata y perejil picado y dejamos que la salsa reduzca bien durante 10 minutos a fuego medio. Echamos la salsa en un bol o salsera y servimos al lado de la fuente de las cebollas. 

brochetas-de-setas-y-verduras

Brocheta de otoño con setas y verduras

Las brochetas parece que siempre van unidas a la idea del verano y las parrilladas de carne al aire libre; sin embargo, la realidad es que se pueden hacer brochetas adaptándolas a cualquier época del año.

Hoy os presentamos una receta muy especial: brocheta de otoño con setas y verduras. Acompañada de la salsa que más os guste y de unas patatas fritas, un arroz o una ensalada tendremos una comida muy sabrosa y super fácil de hacer.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 pinchos (palos de madera)
  • 5 champiñones frescos
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 2 cebolletas
  • ½ calabacín
  • 8 tomates cherry
  • Para la salsa barbacoa:
    • ½ pimiento rojo
    • ½ pimiento verde
    • ½ cebolla
    • 1 diente de ajo
    • 1 cucharada de salsa de tomate
    • 2 cucharadas de ketchup
    • 2 cucharaditas de miel
    • 1 cucharadita de azúcar
    • Sal
    • Pimienta negra
    • Tabasco
    • ½ cucharadita de pimentón (dulce o picante, al gusto)
  • Sal
  • Aceite de oliva

Para empezar, lo que haremos será lavar, pelar y trocear las verduras. Cortamos los pimientos y lavamos y cortamos en tiras los champiñones; hacemos láminas con el calabacín y cortamos las cebolletas procurando que queden de forma circular.

Lavamos bien los tomates cherry y los reservamos enteros. Lo siguiente será montar nuestras brochetas,  alternando en un mismo pincho, un trozo de champiñón, otro de cebolla, un cacho de pimiento verde, otro de champiñón, un pedazo de calabacín y coronamos con el tomate cherry.

Repetimos la operación con el resto de las brochetas, alternando las setas y las verduras de la forma que más nos guste. Ponemos a calentar una sartén grande y plana o, si tenemos en casa, una plancha con un poco de aceite de oliva.

Mientras se calienta la superficie donde haremos las brochetas, les echamos sal. Ponemos las brochetas a hacerse a fuego medio durante 5 minutos más o menos por cada lado, hasta que veamos que los pinchos están bien dorados.

Mientras tanto, podemos preparar la salsa barbacoa. Podéis comprarla ya hecha que es más cómodo, pero os aseguro que si la hacéis en casa, quedará mucho más rica.

Para aprender a preparar la salsa barbacoa casera, podéis consultar aquí la receta. No tiene más truco que freir las verduras muy picadas y juntarlas en un bol con el resto de ingredientes. También podéis cambiar la salsa barbacoa por alguna vinagreta o por salsa de ajada.

pastel-de-berenjena-jamon-y-queso

Pastel de berenjena, jamón york y queso

El pastel de berenjena, jamón york y queso es un entrante excepcional para cualquier comida o cena. Es una forma diferente de comer berenjena, probablemente a la que no estemos acostumbrados y es muy fácil de hacer.

Además los ingredientes son baratos y los podemos conseguir en cualquier supermercado. Finalmente, otra de sus ventajas es que, una vez que lo preparas, se mete en el horno y nos olvidamos de tener que hacer nada más.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 berenjenas
  • 200 g de jamón york
  • 200 g de queso en lonchas
  • Salsa de tomate (al gusto)
  • Queso rallado
  • Para la bechamel:
    • 2 cucharadas soperas de harina
    • 50 gramos de mantequilla
    • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
    • 3/4 litros de leche fría (preferiblemente entera, aunque también puede prepararse con leche semi o desnatada)
    • Sal
    • Nuez moscada (opcional)
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que haremos será cortar las berenjenas para meterlas en el horno. Las cortamos en rodajas y, mientras tanto, ponemos el horno a precalentar. Hornearemos las rodajas de berenjena unos 20 minutos a 180º.

A continuación, en una sartén hacemos la bechamel friendo 2 cucharadas de harina con mantequilla y aceite y espesando la salsa con leche. Si es la primera vez que haces esta salsa puedes consultar en este post cómo hacer salsa bechamel.

En una fuente alta de barro o cristal, preparada para horno, echamos un poco de aceite o mantequilla para engrasarlo. No mucho porque si no quedará grasiento.

Empezamos a armar el pastel: una primera capa fina de salsa de tomate y una segunda de berenjena. Colocamos las capas de jamón york y queso y finalizamos con un poco de bechamel.

Repetimos esta operación hasta que la fuente esté llena, teniendo en cuenta que la última capa debe de ser siempre de berenjena. Culminamos con un poco de salsa de tomate y bechamel y espolvoreamos queso rallado para gratinar.

Metemos el pastel en el horno a 180º durante unos 15 minutos, hasta que el queso esté bien doradito. Lo sacamos, emplatamos y ¡a comer!

 
hambuguesa-vegana

Hamburguesa de champiñones y anacardos

Cada vez, las recetas veganas toman más protagonismo dentro de la gastronomía de todo el mundo. Están muy ricas, nos permiten comer de forma diferente a como lo hacemos normalmente y, lo mejor, son muy sanas.

Para no abanadonar de todo los referentes culinarios que tenemos normalmente para preparar nuestras recetas más cotidianas, hoy os traemos una receta muy fácil y rica que no desentonará demasiado en nuestra dieta: hamburguesa vegana de champiñones y anacardos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 g de champiñones frescos
  • 50 g de anacardos
  • 3 zanahorias
  • 100 g de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 2 cucharadas de harina (mejor si es de garbanzos)
  • 1 pizca de comino
  • Pan rallado
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero de todo es triturar nuestros ingredientes. Lo primero, metemos en la picadora la cebolla y, después, la pochamos en una sartén con un poco de sal y aceite, durante unos 10 minutos.

Mientras la cebolla se pocha, trituramos, por una parte, la zanahoria, los anacardos y el comino. Salamos la mezcla y reservamos. A continuación, ponemos en el vaso de la picadora los champiñones (que previamente habremos limpiado) junto al ajo y un chorro de aceite.

Como las setas suelen echar mucha agua, lo mejor será que colemos la mezcla de los champiñones. Cuando hayan pasado los 10 minutos y la cebolla ya esté pochada, añadiremos a la sartén la mezcla de los champiñones, para cocinarla un poco.

En un bol, colocamos la mezcla de los anacardos e incorporamos el contenido de la sartén, con los champiñones y la cebolla. Añadimos la cucharadita de levadura en polvo y el pan rallado y mezclamos todo con las manos, hasta que consigamos una masa homogénea.

Hacemos una bola grande con las manos, espolvoreamos la harina en una superficie limpia y plana y colocamos ahí nuestra mezcla. Cortamos la bola en cuatro o cinco trozos (igual hasta os dá para congelar alguna hamburguesa) y aplastamos las bolas.

Espolvoreamos un poco de harina por los dos lados de las hamburguesas y las dejamos sobre un paño que reposen una media hora antes de freírlas. Lo último que nos queda es freir las hamburguesas a nuestro gusto.

Para emplatarlas podemos presentar las hamburguesas solas, con patatas fritas y alguna ensalada especial. También podemos hacer una hamburguesa tradicional, con pan de hamburguesa, lechuga, tomate y ketchup o mayonesa.

salmorejo-cordobes

Cómo preparar salmorejo cordobés

El salmorejo cordobés es una receta fácil y muy rica, ideal para esos días de verano en los que nos morimos de calor y no nos entra nada caliente o cocinado. Además, es un plato muy sano y natural, ya que todos los ingredientes van en crudo, no hace falta cocinarlos.

Además, al tener como principal protagonista al tomate, el salmorejo también es una forma maravillosa de comer verduras y cambiar un poco nuestra dieta. Además, como no hacer falta encender la cocina para esta receta la tendréis siempre hecha en un periquete.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de tomates rojos bien maduros
  • 150 g de pan duro de trigo blanco
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo cocido
  • 2 lochas de jamón serrano
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que haremos será pelar los tomates. Si veis que os cuesta mucho, podéis escalfarlos en una olla con agua hirviendo durante 40 segundos; cuando los saquéis los ponéis en un bol con agua fría y hielo y así se pelarán más fácilmente.

Lo siguiente es coger el pan duro y hacerlo trozos pequeños en un bol. Colocamos los tomates pelados encima y añadimos una pizca de sal para que suden los tomates. Dejamos reposar durante 10 minutos.

Mientras tanto, pelamos el ajo y retiramos el centro para que luego no repita. Os recomiendo que, en un principio cortéis el ajo a la mitad y sólo echéis una de las mitades en el bol con el pan y el tomate, si no puede que os salga con un sabor muy fuerte y no os guste.

En el mismo bol añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y procedemos a triturar con ayuda de la batidora. Trituramos hasta que consigamos una crema muy fina; probamos la sal y corregimos si hace falta.

Si veis que no os sabe mucho a ajo y queréis añadirle la otra mitad, éste es el momento. Volved a triturar para que se mezcle y listo. Tened en cuenta que el ajo tiene un sabor muy fuerte, por lo que, si no es para vosotros solos, yo os recomendaría que le echarais poco.

Finalmente, dejamos que el salmorejo enfríe en la nevera durante al menos media hora, ya que se sirve muy fresquito. Mientras enfría, ponemos a cocer el huevo que nos servirá de decoración en una olla con agua durante 10 minutos.

Decoramos con el huevo cocido cortado en pequeños trozos y con las lonchas de jamón cortadas en tiras. Podemos añadir también unas gotas de aceite de oliva... ¡Y a disfrutar de este rico plato frío!

 
Aguacates-Rellenos

Aguacates rellenos: receta vegetariana

Los aguacates son una fruta que podemos usar de mil y una maneras. Con ellos, podemos preparar platos tan ricos como frescas ensaladas, salsa guacamole o aguacates rellenos de atún y surimi con salsa rosa, por ejemplo.

Sin embargo hoy os queremos traer una receta vegetariana, muy ligera, perfecta para los calurosos días de verano o para hacer un entrante original en una cena: aguacates rellenos de verduras y piña.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 aguacates maduros
  • 2 tomates
  • 1 lima y ½
  • ½ piña
  • 1 cebolla morada
  • Cilantro
  • Jalapeños verdes
  • Picatostes de pan
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

El primer paso es quitar la carne de los aguacates. Para esto, con ayuda de una cuchara y con cuidado de no romper la monda del aguacate, quitamos la carne de dentro y la reservamos en un plato junto con los huesos de los aguacates. Limpiamos bien las mondas y las reservamos.

Lo siguiente es cortar la carne de nuestros aguacates en dados, del tamaño que más nos gusten. Es muy importante que, cuando estemos trabajando con el aguacate, siempre pongamos los huesos encima, para que no se oxiden.

Para hacer una salsa que nos servirá como decoración final, retiraremos una pequeña parte de la carne del aguacate y la machacaremos en un bol con ayuda de un tenedor. A este bol añadimos el zumo de media lima, los jalapeños verdes y un poco de sal. Removemos y reservamos.

A continuación, pelamos y cortamos el tomate; si podemos hacerlo encima de un recipiente que guarde el juego del tomate mejor que mejor, así tendremos un aliño final increíble. Repetimos la operación con la cebolla y la piña.

En el bol donde teníamos nuestros dados de aguacate añadimos los trozos del tomate, la cebolla y la piña. Salamos y removemos un par de veces para que se mezclen los ingredientes.

Para hacer el aliño cogeremos un bol donde pondremos el jugo del tomate (si lo hemos conseguido), el zumo de 1 lima, el cilantro picado, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y un poco de sal. Removemos todo con una cucharita y añadimos el aliño al bol de las verduras.

Con ayuda de una cuchara, rellenamos las mondas de los aguacates con la mezcla de las verduras y el aliño y, para decorar, ponemos  por encima un poco de la salsa que habíamos preparado con el aguacate machacado y los jalapeños, que le darán un toque picante.

Finalmente, colocamos encima un par de picatostes de pan, que le darán un toque crujiente a la receta. ¡Y listo!

 
judias-verdes-con-chorizo

Cómo preparar judías con chorizo y huevos cocidos

Las judias con patatas, chorizo y huevos cocidos son un plato maravilloso, lleno de aporte energético y muy saludable. Está tan rico como fácil es de hacer.

Además, esta receta no necesita un gran presupuesto ya que los ingredientes que la componen son bastante baratos. Sin duda, un acierto si queremos una comida completa y ligera.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de judías verdes o blancas (según la época y el gusto de cada uno)
  • 8 patatas
  • 4 chorizos
  • 4 huevos
  • Para la ajada:
    • Aceite de oliva
    • 4 dientes de ajo
    • 1 cucharadita de pimentón dulce
    • 1 cucharadita de pimentón picante

Lo primero de todo será preparar las judías. Con un cuchillo pelamos los bordes de las judías y las cortamos en dos o tres cachos.En una olla colocamos las judías, las cubrimos con agua y las ponemos a cocer a fuego medio/alto durante 15/20 minutos.

La cocción de las judías depende mucho de lo frescas que sean, así que yo os recomiendo ir controlándolas cada poco tiempo para que no se pasen.

Lo siguiente es pelar las patatas, lavarlas, darles un corte a la mitad o en tres trozos y ponerlas en otra olla a cocer. Cubrimos con agua y la ponemos al fuego. En esta misma olla, meteremos los 4 chorizos y los 4 huevos.

Dejamos que las patatas, los chorizos y lo huevos se cuezan durante 10 o 15 minutos. Mientras tanto, podemos empezar a preparar la salsa ajada.

En una sartén o un cazo ponemos aceite, doramos los ajos y, con el fuego apagado, añadimos las cucharaditas de pimentón. Si es la primera vez que hacéis ajada, podéis consular la receta completa de salsa ajada en este otro post.

Finalmente, escurrimos el agua de las patatas, sacamos los huevos de esta olla y los ponemos a enfriar en un bol con agua fría para que después nos sean más fáciles de pelar.

Escurrimos también las judías con ayuda de un escurridor y les echamos un chorro de agua para cortar la cocción y que mantengan su atractivo color verde. Metemos las judías en la olla de las patatas y cortamos los chorizos en trozos por encima de las verduras para que les caiga el jugo.

Pelamos los huevos y los ponemos en los platos. A su vez, echamos la salsa ajada en la olla de las patatas y removemos para que las judías se impregnen bien con la salsa. ¡Servimos y listo!

Cómo preparar cebolla caramelizada

La cebolla caramelizada es un vicio. Una vez que aprendáis a hacerla, no pararéis de incorporarla a todos vuestros platos favoritos. Le queda maravillosa a las carnes, aunque también la podéis usar como acompañamiento para un buen pescado.

Es una receta adaptable que se puede hacer de dos formas: en la sartén y al horno. Hoy nos dedicaremos a la que hacemos en la sartén, porque es la más básica.

Además de como acompañamiento de carnes y pescados, también la podemos usar como como complemento en quichés, perritos calientes y hamburguesas o incluso con pasta. La cebolla caramelizada es el recurso ideal cuando queremos ser originales en un plato.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 cebolla grande
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 chorrito de crema de vinagre de módena
  • Aceite de oliva suave

Lo primero que tenemos que hacer para preparar esta receta de cebolla caramelizada es pelar y lavar la cebolla. Después de esto, picamos la cebolla en juliana o en trozos pequeños, como más nos guste. Ponemos el aceite a calentar y añadimos la cebolla.

Bajamos el fuego de nuestra sartén y dejamos que se poche la cebolla durante 7 minutos más o menos; es importante remover varias veces para que la cebolla no se pegue. Cuando la cebolla esté transparente incorporamos las dos cucharadas de azúcar.

Removemos durante 20 minutos y, cuando empecemos a notar que no podemos mover bien la cebolla en la sartén, es el momento de añadir la crema de vinagre módena. Si no espesa mucho, podemos añadir también un chorrito de brandy.

Volvemos a remover la mezcla durante 7 o 10 minutos para dejar que la salsa reduzca. Cuando veamos que ya se ha creado una especie de salsa alrededor de los trozos de cebolla, retiramos del fuego.

Antes de usarla, debemos dejarla reposar un rato, para que coja textura. Después de un tiempo, si queremos tomarla caliente, solo tenemos que darle un toque de calor en el fogón. ¡Lista!

Receta fácil de montaña de patata

La montaña de patata es una receta muy original y poco conocida, que nos puede hacer una comida completa y muy nutritiva.

El ingrediente principal es la patata que se combina con mayonesa, salsa de tomate y huevo cocido. Un plato que nos aporta muchísima energía y con el cual haremos una buena comida.

Es muy fácil de hacer y lleva poco tiempo porque solo tendréis que cocer las patatas y hacer la mayonesa. Yo os recomiendo que hagáis también la salsa de tomate, pero si no tenéis tiempo, podéis comprarla ya hecha.

Ingredientes para 4 personas:

  • ½ kg de patatas
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva
  • Para la mayonesa:
    • 1 huevo
    • Zumo de medio limón
    • Sal
    • Aceite de oliva suave o de girasol
  • Para la salsa de tomate:
    • 5 tomates
    • 4 cebollas
    • 1 pimiento rojo
    • 4 pimientos verdes
    • Ajo
    • Perejil
    • Sal
    • Aceite de oliva

Para empezar a preparar esta receta debemos coger el medio kilo de patatas, pelarlas y lavarlasA continuación, las cortaremos en rodajas y las ponemos en una olla.

Echamos un puñadito de sal y cubrimos las patatas con abundante agua.

Ponemos la olla en la cocina a fuego fuerte y dejamos que hierva. Cuando lo haga, destapamos un poco y dejamos que se cuezan las patatas durante 15 minutos.

Cuando estén listas, las sacamos del fuego, las escurrimos y las machacamos con ayuda de una cuchara o un pasapurés. Añadimos un poco de aceite de oliva y reservamos.

Mientras tanto, podemos cocer los huevos. En una olla, ponemos los cuatro huevos y los cubrimos con agua. Los ponemos al fuego y, después de que hiervan, los dejamos cocer 10 minutos. Cuando estén listos, los sacamos y los enfriamos echando agua fría en esta misma pota.

Finalmente, solo nos quedaría hacer las salsas. Ambas se pueden comprar en el supermercado, pero os recomendamos que las hagáis en casa, ya que la receta queda mucho más rica.

Si os animáis, aquí os dejamos dos posts que os pueden ser muy útiles: una receta muy fácil para hacer mayonesa y otra receta para aprender a hacer salsa de tomate casera.

Después de tener listas nuestras salsas, solo nos queda mezclar la patata bien con la mayonesa y emplatar. Haremos una montaña de patata en el centro del plato con un agujero en el medio.

En este agujero, echaremos una buena cucharada de salsa de tomate, de forma que desborde, cayendo por los laterales de la montaña.

Finalmente, cortamos el huevo en cuatro partes y lo colocamos al rededor de nuestro volcán. Para darle un toque de color, podemos espolvorear un poco de perejil por encima del huevo... ¡Y a comer!

Receta fácil de patatas viudas

Las patatas viudas también llamadas patatas a lo pobre forman una receta buenísima y muy sencilla, ideal para esos días en los que no podéis invertir mucho tiempo en hacer la comida.

Además, las patatas viudas pueden dejarse hechas del día anterior, de forma que, cuando lleguéis a casa de clase o del trabajo, podéis calentarlas y ya las tendréis listas para comer.

Cómo no, las protagonistas de este plato son las patatas, aunque siempre van acompañadas de verduras como la cebolla y el pimiento. Asimismo, siempre podéis variar la receta, utilizando las verduras que más os gusten: calabacín, berenjena, zanahoria o guisantes.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 y ½ kg de patatas
  • 1 cebolla grande
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • 1 cucharadita de pimentón
  • ½ cucharadita de azafrán
  • ½ litro de caldo (de pescado, carne o verduras, el que prefiráis)
  • 1 litro de agua (aproximadamente)
  • Ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que tenemos que hacer para nuestras patatas viudas es pelar las patatas y picar la cebolla y los pimientos.

Una vez hecho esto, ponemos aceite a calentar en una cacerola y añadimos ahí primero el ajo picado, después la cebolla y, por último el pimiento rojo y el verde.

Rehogamos las verduras durante 8 minutos e incorporamos las patatas cortadas en tacos. Removemos con ayuda de una cuchara de palo y añadimos el pimentón.

Dejamos que se rehogue la mezcla durante cinco minutos y, después, agregamos un poco de agua, el caldo y una pizca de sal.

Aparte, en un mortero, machacamos el azafrán con un poco de perejil, echamos un chorrito de agua y, una vez que esté todo bien mezclado, lo añadimos a las patatas.

Dejamos que todo cueza durante 30 minutos más o menos, removiendo de vez en cuando y a fuego medio hasta que las patatas estén en su punto.

Cuando estén listas, se retiran de la olla y se colocan en platos hondos. Para decorar el plato podemos espolvorear un poco de perejil picado por encima. ¡Y a comer!