tarta-salada-de-queso-y-tomate

Tarta salada de queso y tomate

La tarta salada de queso y tomate es una receta clásica pero muy socorrida. Nos puede sacar de un apuro cuando tenemos una comida o cena en casa y no sabemos qué preparar de primer plato.

Es fácil y muy rápida de preparar, además de llevar ingredientes muy baratos. Como siempre, es una receta que admite variaciones y podéis probar sabores nuevos cambiando los tomates por tomates cherry o el queso por otro que os guste más.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 masa de hojaldre
  • 1 cebolla
  • 25 g de mantequilla
  • 3 tomates
  • 8 lonchas de queso semicurado
  • Queso gruyère
  • 3 huevos
  • 200 ml de nata
  • Nuez moscada
  • Pimienta molida (negra o blanca)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lo primero será colocar la masa de hojaldre en el molde de la tarta, que previamente habremos engrasado con un poco de mantequilla. Cuando la tengamos bien fijada empezamos hacerle agujeros con el tenedor, para que después no suba demasiado en el horno. Reservamos mientras preparamos el relleno.

Lo siguiente sería rehogar en una sartén con un poco de aceite las 2 cebollas bien picaditas. Cuando la cebolla esté dorada la dejamos enfriar unos minutos y, a continuación, cubrimos con ella el fondo de la tarta.

Pelamos los tomates y los hacemos rodajas finas. Vamos colocando las rodajas por encima de la cebolla, las salamos y añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Si os gustan las especias, también podéis aderezar el tomate con tomillo, orégano o romero.

Sobre el tomate comenzamos a colocar las lonchas de queso semicurado y el queso gruyère. Si os ha sobrado tomate, también podéis hacer la tarta con dos o más capas, alternando los quesos y el tomate.

Finalmente, batimos los huevos hasta que formen espuma en la superficie y los mezclamos, en un mismo bol, con los 300 ml de nata líquida. Sazonamos con sal, pimienta molida y nuez moscada y cubrimos la tarta con la mezcla.

Precalentamos el horno a 200º y, mientras tanto, espolvoreamos un poco de queso rallado por encima.  Cuando el horno esté caliente, bajamos a 180º y dejamos la tarta dentro unos 10 minutos, hasta que la parte de arriba esté dorada. Cuando esté lista, la sacamos del horno, la desmoldamos y la servimos. ¡Todo un manjar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *