Tallarines con mejillones

Los tallarines son una pasta italiana que combina muy bien con pescados y mariscos. Por eso hoy os presentamos esta receta de pasta con mejillones y un toque de pimienta verde; si os gustan los moluscos con un toque picante, ¡éste es vuestro plato estrella! Animaos a prepararlo y sorprended a vuestros invitados con una receta atrevida y muy sencilla de elaborar.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 gramos de tallarines
  • 1,5 kg de mejillones
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 litro de nata líquida
  • 1 cucharada de granos de pimienta verde (o negra, la que se tenga por casa)
  • 1 ramita de perejil para adornar
  • Sal
  • Aceite de oliva

Para comenzar, debemos poner una olla al fuego con abundante agua, un poco de sal y un chorrito de aceite. Cuando el agua rompa a hervir, añadiremos la pasta y dejaremos cocer durante 8 o 10 minutos. Cuando la pasta esté al dente, escurrimos e agua de la cacerola, refrescamos con agua fría y reservamos.

Para continuar limpiamos los mejillones y los metemos en agua hirviendo para que abran. Una vez abiertos, separamos la carne de la concha y colamos el caldo que dejaron al cocer. Podemos dejar algunos con la concha para adornar el plato.

Picamos la cebolla y el puerro en trozos muy pequeñitos para que se deshagan al hacer la salsa y los ponemos a pochar en una sartén con aceite de oliva (mejor si es virgen extra). Cuando estén dorados, añadimos la cucharadita de pimienta y la nata.

Removemos durante un par de minutos e incorporamos dos cacillos del caldo de los mejillones. Cocinamos durante 10 minutos aproximadamente para que la nata reduzca y la salsa tome consistencia.

En una sartén con aceite caliente doramos el ajo que previamente habremos cortado en láminas. Cuando coja un tono dorado, añadimos la pasta que habíamos reservado y la salteamos. Añadimos los mejillones a la sartén y, por último, incorporamos la salsa de nata y la ramita de perejil.

Para emplatar lo mejor es una fuente para que cada uno se sirva, o cuencos individuales; si hemos separado algunos mejillones con concha éste es el momento de colocarlos. También podemos darle un toque de color añadiendo, en el último momento, un chorrito de aceite de oliva virgen extra que manche el plato. ¡Y a disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *