Recetas con pollo

quesadillas-de-pollo

Receta rápida de quesadillas de pollo

Las quesadillas de pollo son un plato típico de la cocina mexicana, pero la verdad es que son tan fáciles de hacer y están tan ricas que cualquiera puede hacerlas en casa. ¡No tienen ninguna complicación!

Además, es un plato muy barato y muy rápido de hacer. Podéis dejar el pollo cocido del día anterior y os servirá para hacer una comida nada más llegar a casa después de una dura jornada de trabajo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 pechuga de pollo
  • 10 tortillas de trigo
  • Queso en lonchas
  • Salsa de tomate
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero de todo es cocer el pollo. Primero limpiamos la pechuga y le quitamos la grasa que podamos. Colocamos la pechuga en una olla junto con la cebolla cortada a la mitad, el ajo pelado y una pizca de sal.

Cubrimos con agua el interior de la olla, añadimos un chorro de aceite de oliva y la ponemos al fuego. A fuego alto y con la olla tapada dejamos que hierva. Cuando lo haga, destapamos sin bajar el fuego y dejamos que siga cociéndose durante 20 minutos.

Una vez esté listo el pollo lo retiramos de la olla y lo hacemos trozos. Dejamos que enfríe cerca de una ventana para poder manipularlo. Cuando haya enfriado viene la parte tediosa: deshebrar el pollo con las manos. También podéis hacerlo en la picadora, pero a mano queda mejor.

En un bol, mezclamos el pollo con 3 o 4 cucharadas de salsa de tomate. Por otra parte, cogemos las tortillas de trigo y las colocamos en una sartén, directamente y sin aceite, a que se calienten a fuego lento.

Les damos un par de vueltas y troceamos encima las lonchas de queso, solo en la mitad de las tortillas, ya que luego las doblaremos a la mitad. Cuando el queso esté casi derretido incorporamos el pollo por encima del queso y doblamos la tortilla.

Repetimos esta operación con el resto de las tortillas. Es muy importante consumir las quesadillas al momento de hacerlas. Podemos acompañarlas con alguna salsa como el guacamole o el pico de gallo. ¡A comer!

tacos-dorados-

Receta mexicana: tacos dorados de pollo

Hoy os traemos una maravillosa receta mexicana que a mi, personalmente, me encanta: tacos dorados. Es verdad que da un poco de trabajo hacerlos porque tienes que estar pendiente de muchas cosas, pero el resultado es impresionante.

Los ingredientes son sencillos de conseguir, por lo que en cualquier supermercado podréis encontrarlos y hacer una cena mexicana maravillosa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 pechugas de pollo
  • 2 cebollas
  • 4 ajos
  • 5 cucharadas de salsa de tomate
  • 10 tortillas de trigo
  • 1 mozzarella
  • Salsa guacamole
  • 2 tomates
  • Un cuarto de cebolla
  • Unas hojas de lechuga
  • Queso en polvo
  • Salsa picante tipo Tabasco
  • Ketchup
  • Sal
  • Cilantro
  • Aceite de oliva
  • Aceite de girasol
  • Palillos

Lo primero es poner a cocer las pechugas de pollo en una olla junto con una cebolla y media, los cuatro ajos pelados y un chorrito de aceite de oliva. Cubrimos bien de agua y lo ponemos, tapado, a fuego alto hasta que hierva.

Una vez que hierva, lo destapamos y dejamos el fuego al máximo durante 20 minutos más. Cuando esté listo, sacamos el pollo de la olla y lo ponemos en un plato a enfriar (podemos cortarlo y ponerlo en una ventana para que el proceso sea más rápido).

A continuación, tendremos que preparar el guacamole. En un plato, ponemos 1 aguacate y lo machacamos con un tenedor. Después añadimos cilantro, un poco de tomate y cebolla, guindillas, sal y lima.

Podemos también adelantar trabajo cortando los tomates en tiras y el cuarto de cebolla también. Por otra parte, cogemos la lechuga y la cortamos también en tiras. Reservamos todo en un plato.

Cuando el pollo esté frío viene la parte pesada de la receta: hay que deshebrar el pollo. Yo lo hago a mano, lleva un poco de tiempo, pero queda muy bien. Cuando esté todo, echamos encima las 5 cucharadas de salsa de tomate y removemos, hasta que el pollo quede rojo.

A continuación, rellenamos las tortillas de maíz con el pollo con tomate y hacemos rollitos. Ponemos un par de palillos cortados a la mitad para sujetar los tacos y ponemos aceite de girasol a calentar en una sartén.

Solo harán falta unos 5 minutos al fuego para que las tortillas se doren. Cuando estén las ponemos sobre unos papeles absorbentes durante un par de minutos. Colocamos los 10 tacos en una fuente y nos disponemos a emplatar.

Lo primero es hacer trocitos la mozzarella. La colocaremos de forma regular por los diez tacos. Encima de la mozzarella colocamos la salsa guacamole. Por encima de esta  salsa ponemos las verduras: el tomate, la cebolla y la lechuga cortadas en tiras.

Finalmente, decoramos con unas gotitas de tabasco, el queso en polvo por encima y unas rayas de ketchup por último. Si queremos, podemos acompañar esta receta con alguna salsa como el pico de gallo.

1010_CocContigo_PolloCorralPepitoria

Receta fácil de pollo en pepitoria

El pollo en pepitoria es una receta clásica de la cocina española. La receta original se solía preparar con gallina, pero por precio y comodidad para encontrar la carne en esta ocasión os ofrecemos la variante con pollo.

Este plato nos permite preparar una comida completa que, por lo menos a mí, en la mayoría de las ocasiones me resuelve un par de comidas. Si tenéis una cena en casa, no os compliquéis, con esta receta triunfaréis y no perderéis ni mucho tiempo ni mucho dinero.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 pollo troceado
  • 1 cebolla grande
  • 3 o 4 cucharadas de maizena (si no tenéis, podéis usar harina)
  • 1 huevo cocido
  • Almendras tostadas
  • 1 cerveza
  • Vino
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Ajo
  • Perejil

Lo primero que debemos hacer es salpimentar el pollo y enharinarlo. A continuación, cubrimos el fondo de una pota con aceite de oliva para freír el pollo un par de minutos; más o menos hasta que se dore por todos los lados. Retiramos el pollo de la pota y reservamos.

En esa misma pota, añadimos la cebolla muy picadita, la salamos y la pochamos poquito a poco a fuego medio. En esta receta, es muy importante que la cebolla quede muy pochada. Cuando le queden 5 minutos para estar lista, añadimos en la pota un pisado de ajo y perejil que prepararemos en un mortero.

Damos un par de vueltas a la mezcla y la dejamos que se cocine durante 5 minutos más. Una vez pasado el tiempo, se le añade un chorrito de vino y la cerveza; removemos bien y esperamos a que hierva el alcohol para que se evapore.

Añadimos el pollo a la cazuela, lo colocamos y esperamos a que hierva; una vez que lo haga, bajamos el fuego y tapamos la pota. Dejamos que todo se cocine durante más o menos media hora.

Un truco que podéis usar para saber cuándo el pollo está listo es ir viendo si la carne del pollo se separa de la piel y el hueso. Mientras tanto, damos vueltas con una cuchara de palo.

Mientras el pollo termina de cocinarse, cocemos el huevo durante 10 minutos en una olla aparte. Cuando esté listo, en un mortero, troceamos las almendras y añadimos ahí la yema del huevo, picada muy finita. Añadimos esta mezcla a la pota y dejamos que se cocine durante 2 o 3 minutos más.

Para no desaprovechar la clara cocida del huevo, podemos picarla también en trozos más grandes y servirla en un bol pequeño, aparte del guiso.

Como sugerencia para acompañar este plato, mi combinación perfecta es con el puré de patatas. Si queréis hacer un complemento fácil y especial para este plato podéis consultar la receta de puré de patatas casero en este otro post.

¡Buen provecho!

IMG_7445

Pechugas de pollo con salsa de nata

Si te gustan las salsas y, en especial, las que llevan nata, ¡este es tu plato!; rápido, fácil de hacer y con muy buen resultado: pechugas de pollo con nata y champiñones.

Si queréis escapar de las tradicionales pechugas de pollo a la plancha, hoy os presentamos una forma deliciosa de prepararlas, haciendo una salsa de acompañamiento que le de más sabor.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 pechugas de pollo
  • 500 ml de nata para cocinar
  • 100 gr de bacon
  • 1 bandeja de setas frescas o un par de latas de champiñones laminados
  • Media tarrina de queso de untar (tipo Philadelphia)
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil
  • Aceite de oliva

Lo primero es cortar en trocitos las setas o champiñones y las tiras de bacon. Después, en una sartén empezamos a sofreír primero las setas y, cuando empiecen a estar pochadas, el bacon. Añadimos un poco de sal y pimienta.

Cuando el bacon y las setas estén en su punto, es el momento de añadir la nata, poco a poco, removiendo lentamente con la ayuda de una cuchara de palo.

Dejamos que se cocine así durante uno o dos minutos, sin dejar de remover; después bajamos el fuego, para continuar haciendo la salsa a fuego bajo. ¡Tened cuidado, la nata se quema con mucha facilidad!

Después de 10 minutos aproximadamente, la salsa empezará a espesar y la nata cogerá un tono más dorado. Llegó la hora de añadir la media tarrina de queso de untar y dejar que se funda durante otros cinco minutos.

Mientras la salsa coge cuerpo, en otra sartén puedes empezar a hacer tus pechugas a la plancha con una pizca de sal, pimienta y perejil. Cuando la salsa esté acabada, incorporamos en esta sartén las pechugas y dejamos que reposen durante unos minutillos.

Ahora solo os queda hacer una guarnición para estas maravillosas pechugas con nata: podéis acompañarlas de patatas fritas, o de arroz, aunque para mí el acompañamiento ideal es el puré de patatas.

Si queréis salir de la rutina y os atrevéis a preparar algo nuevo, en este otro post os enseñamos cómo hacer puré de patatas en casa. Queda riquísimo y no os llevará mucho tiempo, podéis hacerlo al mismo tiempo que preparáis las pechugas de pollo. ¡A comer!

paella

Cómo hacer paella con pollo y verduras

Esta deliciosa receta de arroz es de las más sencillas y sabrosas. En media hora tendrás lista tu paella de pollo y verduras, con mucho sabor y poco esfuerzo.

Las paellas y arroces no le salen bien a cualquiera, y menos cuando eres principiante o no tienes mucho tiempo para ello. Lo ideal es que tengas en cuenta las cantidades, el tipo de arroz y el sofrito para que salga perfecto.

Yo recomiendo que utilices arroz del que no se pasa, al fin y al cabo sabe igual de rico y te dará menos complicaciones. Por otra parte, debes tener en cuenta que cuanta más cantidad de arroz menos sabor, por lo que te conviene hacer más sofrito.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 vasos grandes de arroz brillante
  • 2 pechugas de pollo
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento
  • 1 tomate
  • 1 guindilla o cayena
  • 3 y ¾ vasos de agua
  • Azafrán o colorante alimenticio
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lo primero que debemos hacer es picar la cebolla y el pimiento en trozos muy pequeños y pocharlos con un poco de aceite de oliva en la misma paellera o pota en la que vayamos a preparar el arroz.

Cuando empiecen a estar pochados es el momento de añadir el tomate pelado y cortado y la pechuga de pollo cortada en los trozos. En 5 minutos a fuego medio estará listo, y será entonces cuando añadiremos la guindilla.

Con el sofrito ya preparado, llega la hora de incorporar el arroz. Echamos los dos vasos de arroz y removemos un poco para que se mezcle con el resto de las verduras y el pollo.

A fuego lento, dejamos que coja el sabor durante unos minutos. Después de este tiempo, añadimos 4 vasos escasos de agua. Removemos un poco para evitar que el grano se pase y dejamos cocer, siempre a fuego lento.

El arroz tardará en hacerse unos 20 o 25 minutos. A media cocción puedes añadirle, si te gusta, un puñadito de guisantes, que le darán un toque de color.

Lo mejor es dejar sin remover el arroz para que quede terso; cuando rompa a hervir, se destapa y se deja igual, sin remover. Lo último que nos falta es añadir el azafrán o el colorante cuando le falten 5 minutos a la paella.

Una vez que el arroz está hecho y la mayor parte de agua se haya evaporado es el momento de retirar la paellera del fuego y dejar reposar 10 minutos ¡Y arrocito listo!