Receta fácil y rápida de guacamole

Las salsas mexicanas son famosas en todo el mundo por sus sabores y, sobre todo, por su toque picante. Sin embargo, hoy os presentamos una de las pocas salsas de este país en la que no destaca el picante.

El guacamole es un acompañante ideal para aperitivos, carnes e incluso pastas; tiene como ingrediente principal al aguacate, acompañado de otras verduras, cilantro y limón. Hoy os presentamos una receta facilísima y que podéis hacer en cinco minutos.

Ingredientes para 1 bol de guacamole:

  • 3 aguacates grandes muy maduros
  • 1 tomate
  • 1 pimiento verde
  • 1 guindilla
  • ½ cebolla
  • 2 cucharadas de cilantro fresco
  • Zumo de un limón
  • Sal

Lo primero que tenemos que hacer para empezar a preparar nuestra salsa guacamole es pelar los tres aguacates, separando la carne de la piel. Para que sea más fácil podemos partirlos a la mitad antes de nada.

Seguidamente, quitamos el hueso del aguacate y lo reservamos. Ponemos la carne en el bol donde vayamos a hacer a salsa y la aplastamos toda con un tenedor hasta que quede como una crema verde.

A continuación, picamos la cebolla y el pimiento en trozos muy muy pequeños y se lo añadimos a la crema. Rallamos el tomate pelado y lo añadimos. Machacamos el cilantro con ayuda de un mortero y lo incorporamos también.

Después de esto, debemos cortar en aritos la guindilla, de forma que después sea fácil quitar la mayor parte (recordad que no queremos que esta salsa destaque por su picante). La añadimos a la mezcla junto con la sal y un poco de zumo de limón, para que la salsa no se ponga oscura.

Lo mezclamos todo bien con ayuda de una cuchara de madera y, cuando la mezcla sea uniforme, colocamos el hueso del aguacate que habíamos reservado en el centro del bol.

Finalmente, tapamos la salsa con un poco de papel film y la dejamos reposar en la nevera un rato. Es muy importante que, cuando la saquemos de la nevera para servir, nos acordemos de quitarle la mayor parte de la guindilla.

Como consejo para acompañar esta salsa en un aperitivo, podemos comprar nachos o galletitas saladas en el supermercado. También podemos utilizar la salsa de acompañante de una buena carne o simplemente ¡comérnosla con una cuchara!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *