Receta fácil de croquetas de jamón serrano

Hoy os presentamos una de las recetas más famosas de la cocina española: las croquetas de jamón serrano. En los hogares españoles son muy típicas y en cualquier bar podemos encontrarlas a un precio muy barato. Son tan famosas debido a que su preparación no es demasiado difícil y a que su coste es muy muy barato.

Ingredientes para 6 personas:

  • Para la bechamel:
    • 2 cucharadas soperas de aceite
    • 40 gramos de mantequilla
    • 3 o 4 cucharadas soperas de harina
    • 3/4 litros de leche fría
    • Sal
  • Para el empanado:
    • 2 huevos
    • Harina
    • Pan rallado
  • Para el relleno:
    • 150 gramos de jamón serrano
    • Una cebolla
    • 2 dientes de ajo

Para empezar, debemos hacer una bechamel. Podéis ver la receta de cómo hacer bechamel en cinco minutos que os presentamos en este otro post.

En este caso debéis prestar atención a que la bechamel quede un poco más espesa, si no las croquetas serán más difíciles de envolver y, cuando las vayamos a freír, se desparramarán.

Mientras cocinamos la bechamel, en otra sartén pondremos a dorar los dos dientes de ajo cortados en láminas. Previamente, en la picadora, meteremos la cebolla y el jamón serrano, de forma que queden en trocitos muy pequeños.

Cuando los ajos estén bien dorados, añadiremos la cebolla y el jamón y dejaremos que todo se poche. Una vez esté todo pochado, podemos añadir, casi en el último momento, un poco de perejil para darle color a la mezcla.

Después de esto, ya con nuestra bechamel preparada, incorporamos lo pochado en la sartén a la bechamel, echamos un poco de sal y removemos.

Cuando la mezcla enfríe un poco la ponemos en una bandeja de horno con los bordes anchos y dejamos enfriar en la nevera durante por lo menos dos horas; cuanto más tiempo esté en la nevera, mejor.

Después de que repose la masa, con la ayuda de dos cucharas soperas, se coge un poco de masa y se forman las croquetas al tamaño que se desee. Con las manos, terminamos de moldear nuestras croquetas dándoles la forma que más nos guste: redonditas, alargadas, cuadradas...

A continuación debemos envolver nuestras croquetas: en un plato hondo batimos un par de huevos, en otro ponemos un poco de pan rallado y en otro harina. Primero, pasamos las croquetas por harina, después por huevo y por último, por el pan rallado.

Lo último que debemos hacer es poner aceite a calentar en una sartén a fuego medio/alto y poner a freír las croquetas (como mucho de seis en seis) hasta que estén doraditas.

Lo último que nos queda es sacarlas del fuego, ponerlas en un papel absorbente y después colocarlas en una fuente decorándola con un poco de perejil picado o unas hojas de lechuga. ¡Y listas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *