Receta fácil de crema de gambas

Esta crema de gambas que hoy os presentamos es un primer plato ideal para empezar vuestras comidas o cenas. La mezcla de las gambas con la nata y el puerro hace de esta receta un plato original, sencillo y muy rico.

Además, si no sois de cenar mucho normalmente, esta receta es perfecta; podéis congelar cacharros individuales y sacarlos para cenar. Lo calentáis en el microondas y ya tenéis una cena completa.

Aunque esta receta esté hecha con gambas frescas, también podéis usar las congeladas crudas si la economía no os da para más.

Ingredientes para 4 personas:

  • ½ kg de gambas frescas crudas
  • 3 cucharadas de harina
  • 2 litros de caldo de pescado o verduras
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • 100 ml de nata líquida para cocinar
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra

Lo primero que debemos hacer para preparar esta sencilla receta de crema de gambas es pelar 100 g de las gambas frescas y crudas. Las utilizaremos en el último paso para adornar nuestra crema.

En un mortero, machacamos el resto de las gambas (400 g) junto con las cabezas de los 100 g que utilizaremos para decorar. También podemos pasar las gambas por la batidora; eso sí, si lo hacemos así debemos añadir un poco de agua para que no se queme el motor.

Por otro lado, en una cacerola ponemos a calentar el aceite y, cuando esté caliente, añadimos ahí las cucharadas de harina y dejamos que se dore un poco, si no sabrá demasiado a harina.

Cortamos el puerro en rodajas y, cuando la harina se haya dorado, lo añadimos a la cacerola. Removemos durante 2 o 3 minutos a fuego medio (el puerro se hace muy rápido) e incorporamos las gambas machacadas.

Mezclamos todo con las dos cucharadas de salsa de tomate; si os animáis, en este otro post os enseñamos cómo preparar salsa de tomate casera. A continuación, agregamos poco a poco los dos litros de caldo.

Si queréis sacarle el mejor partido a esta crema, os recomiendo que hagáis vosotros mismos el caldo, ya que así potenciaréis el sabor de todos los ingredientes. Con hervir en una pota algunas de las cabezas de las gambas con una cebolla o un puerro durante 1 hora será suficiente.

Dejamos que todo cueza en nuestra cacerola a fuego lento durante 30 o 40 minutos, quitando de vez en cuando la espuma que se forma por encima.

Cuando haya pasado el tiempo, retiramos la olla del fuego y añadimos la sal y la pimienta negra en polvo. Trituramos con una batidora hasta que la textura de la crema sea la que queramos y añadimos la nata poco a poco.

Por último, solo nos quedaría darle una cocción a las gambas de adorno o hacerlas a la plancha con un poco de aceite, ajo y perejil. Cuando estén listas, colocamos un par de ellas en cada plato para adornar, ¡y listo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *