Receta especial: tarta de espárragos verdes y bechamel

La tarta de espárragos verdes y bechamel es una receta original y que sorprenderá a vuestros invitados. Con el toque justo de nuez moscada prepararéis una rica tarta salada en un periquete, ya que es muy fácil de hacer.

Además, lo bueno de esta receta es que, como siempre, admite variaciones. Si os apetecen los espárragos verdes, pero no tenéis la masa quebrada, no hay problema. Podemos sustituirla por tortitas de maíz o por placas de lasaña o canelones.

Ingredientes para 4 personas:

  • Para la masa quebrada:
    • 250 g de harina fina
    • 125 g de mantequilla o margarina
    • 1 cucharada de aceite
    • ½ cucharadita de sal
    • 1 huevo
    • 1 vaso de agua
  • ½ mañojo de espárragos verdes
  • ½ litro de leche entera fría
  • 3 huevos
  • 100 g de queso (el que más os guste)
  • 1 cucharada colmada de maizena
  • Nuez moscada
  • Sal

Lo primero que debemos hacer es preparar nuestra masa quebrada. Para ello, mezclamos en un bol la harina junto con la sal, la mantequilla fría, el aceite y el huevo. Removemos con la punta de los dedos y añadimos poco a poco el agua hasta que se forme una masa compacta.Dejamos reposar la masa 30 minutos y después la estiramos con mucho cuidado para que no se pierda el aire.

Si es la primera vez que te animas a hacer esta masa, te recomiendo que le eches un vistazo a nuestra receta fáicl para preparar masa quebrada.

Si hemos comprado la masa en el supermercado, simplemente preparamos el molde para tartas y colocamos la masa dentro. Calentamos el horno a 180º y dejamos que la masa se cocine durante 7 minutos.

En una pota aparte, calentamos la leche. Cuando esté a punto de hervir, echamos ahí la maizena y removemos. Cuando pasen más o menos 3 minutos, retiramos del fuego y reservamos. Rallamos nuestro queso y lo añadimos aquí (guardaremos un poco para gratinar la tarta después).

Batimos los 3 huevos hasta que se forme una capa superficial de espuma. Añadimos, poco a poco, los huevos a la crema y reservamos una pizca para pintar los bordes de la masa. Es muy importante remover con una cuchara de madera mientras se mezcla todo. Salamos, especiamos con un poco de nuez moscada, y vertemos en el molde, encima de nuestra masa.

Colocamos los espárragos (cortados o enteros) un poco hundidos en nuestra crema para que no se sequen. Espolvoreamos con queso rallado y metemos el molde en el horno durante 15 minutos a 180º.

Cuando esté lista la desmoldamos y emplatamos para comer. Os recomiendo que la comáis casi según salga del horno; el queso estará derretido y los sabores que mezclarán mucho mejor. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *