Receta de pizza de jamón york y champiñones

La pizza de jamón york y champiñones (en Italia llamada pizza prosciutto e funghi) es una de las pizzas más ricas y clásicas. Salvo que no te gusten los champiñones, es una de las pizzas estrella que siempre se repiten; la típica, que le gusta a todo el mundo.

Hoy os traemos una receta especial de pizza, muy parecida a la pizza italiana original y con ingredientes frescos y muy sanos. Podemos prepararla en menos de media hora (si no hacemos la masa en el momento, claro) y nuestros comensales se chuparán los dedos.

Ingredientes para 2 personas:

  • Para la masa:
    • 600 ml de agua templada
    • 1 kg de harina de fuerza
    • 50 gr de levadura de cerveza
    • 30 gr de sal
    • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
    • 2 cucharaditas de azúcar
  • 80 g de jamón york
  • 80 g de champiñones frescos
  • Tomate triturado
  • Mozzarella
  • Queso Parmesano rallado
  • Sal
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen extra

Lo primero es preparar nuestra masa o comprar una ya hecha. La diferencia entre hacerla nosotros mismo en casa o comprarla en el super es enorme, pero si estáis pillados de tiempo, no os quedará más remedio que usar esta última opción.

Si queréis prepararla vosotros en casa, podéis coger la receta de la masa en este post que os dejamos. Es muy sencilla, lo único es que tendréis que prepararla unas horas antes de hacer la pizza.

Una vez hecha la masa, la estiramos sobre un papel especial para horno, con ayuda de un rodillo o una botella con harina y empezamos a colocar ingredientes.

Para empezar, ponemos un par de cucharadas de tomate triturado en la base de la masa. Añadís una pizca de sal, espolvoreáis un poco de orégano y, por último, un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Cortamos la mitad de la mozzarella en rodajas y la colocamos en la pizza, separadas unas de otras. Calentamos el horno a 220º y horneamos esta parte de la pizza durante 10 minutos.

La sacamos del horno, añadimos la otra mitad de la mozzarella, también en rodajas, y los champiñones frescos. Horneamos cinco minutos más y volvemos a sacar.

Colocamos el jamón york cortado en cuadraditos y espolvoreamos un poco del queso parmesano rallado.

Horneamos durante cinco minutos más, fijándonos sobre todo en que se termine de hacer por abajo y que la parte de arriba no se queme.

Retiramos del horno, dejamos enfriar un poco y ¡servimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *