Quiche de calabacín y queso azul

Si no conocéis el mundo de las quiches, este es el momento en el que descubriréis un conjunto de sabores y sensaciones. Las quiches son tartas saladas que generalmente podréis servir de aperitivo en comidas y cenas; tienen de base la masa quebrada, los huevos y la nata y se pueden rellenar de lo que más nos guste.

Aunque la receta original simplemente lleva huevos, nata y, en alguna ocasión, tiras de panceta, hoy os presentamos una quiche más vegetariana, con calabacín, cebolla y un toque de queso azul.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 lámina de masa quebrada
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 calabacines medianos
  • 50 gr de queso azul
  • 4 huevos medianos
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 200 ml de leche
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 cucharadita de mantequilla
  • Aceite de oliva

Lo primero que debemos hacer para preparar nuestra quiche vegetariana es estirar bien con un rodillo la masa quebrada que compramos ya hecha en el supermercado. Después, mientras precalentamos el horno a 180º, la colocaremos en un molde y la pinchamos con un tenedor.

También podemos hacer nosotros mismos la masa quebrada siguiendo esta receta.

Cuando el horno esté caliente, metemos el molde con la masa y horneamos durante más o menos 15 minutos hasta que la masa adquiera un color dorado. Cuando esté lista, sacamos y reservamos.

A continuación pochamos la cebolla (cortada en trocitos muy pequeños) en una sartén con un poco de aceite de oliva y la cucharadita de mantequilla. Cuando la cebolla empiece a estar casi transparente añadiremos el calabacín que previamente habremos cortado en dados, también muy pequeños.

Lo siguiente que debemos hacer es preparar la esencia de la quiche: los huevos y la nata. Batimos los huevos hasta que se forme una espuma por encima (así quedará más esponjosa) y vamos incorporando poco a poco la nata sin dejar de remover.

Echamos sal y pimienta en la mezcla de los huevos y la nata y añadimos las verduras pochadas. A continuación vertemos todo encima de la masa quebrada y, por último, cortamos el queso azul en láminas finas y lo colocamos en la superficie de la mezcla.

Finalmente, lo último que debemos hacer es hornear nuestra quiche, aproximadamente durante media hora (dependerá de vuestro horno) a 180º, vigilando siempre que no se queme y retirándola del calor cuando esté bien doradita. ¡Listo y preparado para comer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *