mejillones al curry

Cómo preparar mejillones al curry

Si estáis dándole vueltas a la cabeza, pensando en un entrante que podáis hacer para estas fiestas navideñas, no os compliquéis más: los mejillones la curry serán la solución definitiva.

Hoy os enseñaremos cómo preparar este rico plato que, además de barato, os permitirá poner un poco de marisco en la mesa sin muchas complicaciones. Además, con el toque de curry sorprenderéis a todo el que se siente en vuestra mesa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 700 g de mejillones
  • 500 g de espinacas
  • 2 cucharaditas de curry
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cebollas
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cucharadita de maizena (si no tenéis, podéis usar harina normal)
  • Pimienta negra molida
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que haremos será escaldar las espincas en un poco de agua hirviendo con sal. En unos segundos estarán listas; las escurrimos y las reservamos en un plato. Lo siguiente será limpiar los mejillones antes de ponerlos a abrir en una olla.

En una cazuela con un vaso de agua, otro de vino blanco y un poco de aceite, dejamos que los mejillones se abran; esto tardará unos 5 minutos. En cuanto abran los vamos sacando de la olla y los reservamos.

Colamos el caldo de la cocción de los mejillones y también lo reservamos. Cuando los mejillones hayan enfriado, separamos la carne de las conchas. En cada concha colocamos una hojita de espinaca y, encima, el propio mejillón.

Lo siguiente será preparar la salsa. Para esto, lo primero será picar las cebollas en trozos muy pequeños. En una sartén con un poco de aceite y la nuez de mantequilla, pochamos las cebollas. Cuando la cebolla esté casi en su punto, añadimos la maizena y la sofreimos un par de minutos.

A continuación, añadiremos el curry y volvemos a remover. Vamos añadiendo, poco a poco, el caldo de la cocción de los mejillones, hasta que la salsa sea homogénea (no debe quedar ni muy líquida, ni muy espesa). Espolvoreamos un poco de perejil picado y la pimienta negra molida.

Dejamos que la salsa reduzca durante unos 15 minutos a fuego lento. Notaremos que está lista cuando se empiece a pegar a la cuchara. Cuando casi esté, metemos los mejillones en el horno unos tres minutos para que se calienten.

Sacamos los mejillones del horno, los cubrimos con la salsa en el último momento y decoramos el plato con las espinacas que nos hayan sobrado y un poco de la salsa. ¡A comer!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *