pizza- espinacas-ricotta

Pizza de espinacas y ricotta

En el post de hoy queremos presentaros una pizza que en Italia es de las más populares, pero en el resto del mundo, es poco conocida: la pizza de espinacas y ricotta. La ricotta es un queso típico italiano, suave y muy sabroso, que queda de vicio en las pizzas.

Y aunque nos parezca raro echarle espinacas a una pizza, la combinación de esta verdura con el queso ricotta, la mozzarela y el tomate queda espectacular.

Ingredientes para 4 personas:

  • Para la masa de pizza:
    • 600 ml de agua templada
    • 1 kg de harina de fuerza
    • 50 gr de levadura de cerveza
    • 30 gr de sal
    • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
    • 2 cucharaditas de azúcar
  • Tomate triturado
  • 1 mozzarella
  • 250 g de ricotta
  • 150 g de espinacas
  • Orégano
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Lo primero que haremos será preparar nuestra masa de pizza; para esto, mezclamos todos los ingredientes de la masa en un bol, amasamos con las manos y dejamos que la mezcla repose hasta que doble su tamaño (más o menos 1 o 2 horas).

Cuando tengamos lista nuestra masa, le damos un par de cortes o tres y hacemos una bola. La colocamos en una superficie enharinada y la estiramos con ayuda de un rodillo o una botella de vidrio.

Mientras esperamos a que la masa doble su tamaño podemos ir escaldando las espinacas. Ponemos a hervir agua en una olla con un poco de sal y, cuando hierva, metemos dentro las espincas unos tres minutos. Las sacamos y las ponemos en un bol con agua muy fría para que no pierdan su color verde.

Cuando tengamos la masa estirada la colocamos en una fuente de horno y empezamos a montar la pizza. Lo primero será poner el tomate triturado y extenderlo bien con una cuchara. Añadimos el orégano, un poco de sal y un chorrito de aceite de oliva.

Lo siguiente será poner la mozzarella, cortada en trozos y bien distribuida por toda la masa. Deshacemos la ricotta un poco con los dedos y la esparcimos también por toda la pizza.

Calentamos el horno a 200º y metemos la pizza, muy pegada a la parte de abajo del horno, para que se cocine la masa. Cuando lleve entre 5 y 10 minutos en el horno, sacamos la bandeja, y ponemos las espinacas en la pizza.

Dejamos que la pizza se termine de cocinar, como mucho, le llevará 10 minutos más. Cuando esté bien doradita la sacamos y servimos. ¡Riquísima!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *