Recetas de Pescados y Mariscos

rape-gabardina-con-salsa-de-uvas

Rape en gabardina con salsa de uvas

El rape es un pescado barato y fácil de conseguir, congelado o fresco. La verdad es que no es un pescado que destaque por su sabor, pero hoy aprenderemos a prepararlo de una forma que potencia bastante su gusto.

El rape en gabardina con salsa de uvas  es una receta ideal para cuando tenemos invitados en casa, ya que es totalmente distinto a cómo lo solemos comer.

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 g de rape
  • 3 huevos
  • 250 g de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 250 ml de cerveza, cava o champán
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 10 uvas
  • Harina de maíz
  • Caldo de verduras o de carne
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que haremos será limpiar el rape, quitando las espinas y todas las impurezas. Cortamos el pescado en filetes y los salamos. Reservamos el pescado en un plato, tapado con un paño húmedo.

Para preparar la envoltura del rape lo primero que haremos será separar las claras de las yemas de los huevos. En un bol, empezamos a montar las claras añadiéndole, poco a poco, la harina, la sal y el sobre de levadura. 

Cuando las tengamos montadas, seguiremos removiendo con las barillas mientras añadimos las yemas y el cava o la cerveza. Esta pasta debe quedar lo suficientemente sólida para poder envolver con ella los filetes de rape.

A continuación, prepararemos la salsa. Para esto, rehogamos en una sartén con aceite los ajos sin pelar, que previamente habremos machacado con un cuchillo. Picamos la cebolla y la añadimos a la olla.

Cuando la cebolla esté dorada, la cubrimos con caldo y dejamos que la salsa reduzca unos 15 minutos a fuego medio/bajo. Salamos la salsa y la trituramos. Si vemos que queda un poco líquida de más, a la hora de triturarla le añadiremos una cucharadita de harina de maiz disuelta en agua fría.

Rebozamos el rape en la masa y lo freímos en una sartén con el fondo cubierto de aceite, durante unos 5 minutos. Ponemos el rape a escurrir en un papel absorbente para retirar el exceso de grasa y reservamos.

En una cazuela, vertemos la salsa y la calentamos. Añadimos ahí las uvas peladas y sin pepitas y, por último, incorporamos el rape, sin darle vueltas a los filetes. 2 minutos a fuego medio, para que todo coja sabor, ¡y ya lo tendremos listo!

guiso de merluza con guisantes y gambas

Guiso de merluza con gambas y guisantes

Esta receta es una variante del guiso de merluza en salsa verde, sin embargo, para mi gusto esta receta es mucho más sabrosa, ya que las gambas y los guisantes le dan un sabor con el que la salsa verde no puede competir.

El guiso de merluza con gambas y guisantes es una receta realmente sencilla que nos permite comer este pescado de una forma diferente. Además, siempre podéis sustituir la merluza por cualquier otro pescado que tengáis en casa como por ejemplo, el rape.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 o 10 rodajas gruesas de merluza
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de maizena
  • 1 vaso de guisantes
  • 10 langostinos
  • 1 vaso de gambas peladas congeladas
  • 10 patatas
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de pescado
  • Perejil
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que haremos será poner a cocer las patatas que servirán de guarnición. Para esto, pelamos las patatas y les damos un par de cortes o tres, dependiendo del tamaño de la patata. Llenamos una olla de agua, metemos ahí los trozos de patatas y las ponemos a fuego alto. Cuando el agua hierva, esperaremos 10 minutos hasta que las patatas estén listas.

Lo siguiente será cubrir el fondo de la otra olla con aceite de oliva, donde haremos el guiso. Ponemos la cazuela a calentar a fuego medio/alto y, mientras calienta, picamos en trozos muy pequeños la cebolla y los ajos. Cuando el aceite esté templado, añadimos las verduras a la olla y las salpimentamos.

Dejamos que la cebolla se poche y, cuando esté casi lista, añadimos las 3 cucharadas de maizena. Revolvemos bien y esperamos a que la cebolla se termine de cocinar. Cuando esté bien pochada, añadiremos el vaso de los guisantes y los langostinos. Dejamos que los langostinos se cocinen un par de minutos y los retiramos a un plato. Reservamos.

A continuación, incorporamos a la olla el vaso de vino blanco y el de caldo de pescado; añadimos un poco más de agua (menos de medio vaso) y removemos bien para que se forme una salsa uniforme.

Dejamos que la salsa reduzca durante unos 5 minutos a fuego medio y después añadimos el vaso de gambas peladas y el perejil picado. Removemos un par de minutos para que asienten los ingredientes y metemos en la cazuela las rodajas de merluza. 

Durante este tiempo, las patatas ya estarán listas, por lo que les escurriremos el agua y las incorporaremos a la cazuela con la merluza. La merluza tarda muy poco en hacerse, unos 5 minutos por cada lado; después de darle la vuelta a los trozos de merluza, metemos en la olla los langostinos y tapamos el guiso.

Esperamos cinco minutos más para que termine de cocinarse la merluza y las patatas se junten con la salsa y retiramos del fuego. Servimos el guiso ¡y a comer!

 
bacalao-al-horno-patatas-aceitunas

Bacalao al horno con patatas y aceitunas

El bacalao es un pescado estupendo, que nos sirve para preparar infinidad de platos. Hoy os queremos presentar una receta muy rica y muy sencilla que os puede servir, tanto para una comida normal, como para esos días que se nos llena la mesa de invitados: bacalao al horno con patatas y aceitunas.

Normalmente, para hacer el bacalao al horno, todas las recetas nos mandan primero freír las patatas y las verduras, e incluso el bacalao, dificultando la realización de esta receta y haciendo que nos lleve prepararla el doble de tiempo. Sin embargo, en nuestra receta veréis que con meterlo todo al horno, tendremos hecho nuestro bacalao.

Ingredientes para 4 personas:

  • 10 lomos pequeños de bacalao desalado
  • 5 patatas medianas
  • 2 cebollas
  • 8 tomates cherry
  • 1 bote de aceitunas sin hueso (negras o verdes, las que más os gusten)
  • 3 ajos
  • Pimienta negra molida
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero será cubrir el fondo de una fuente o bandeja de horno con un poco de aceite de oliva. Una vez hecho esto, nos ponemos a pelar las patatas. Cuando estén peladas, las hacemos rodajas y las vamos colocando en el fondo de la fuente.

Precalentamos el horno a 200º y salpimentamos las patatas y les ponemos por encima un chorrito de aceite de oliva para que queden crujientes. Metemos la bandeja en el horno durante unos 5 o 10 minutos. A  continuación, nos ponemos con las cebollas; las pelamos y las cortamos en juliana.

Sacamos la fuente del horno y echamos por encima los trozos de cebolla, salpimentando y echando otro pequeño chorro de aceite de oliva. Volvemos a meter en el horno y lo dejamos ahí unos 10 minutos más, para que las patatas se cocinen bien.

Pelamos los ajos, picamos un poco de perejil y les damos un par de cortes a los tomates cherry. Sacamos de nuevo la fuente del horno y añadimos estos últimos ingredientes (ajos, perejil y tomates cherry) junto con el bote de aceitunas. Dejamos que se cocinen durante unos 5 minutos y volvemos a sacar la fuente, ya para colocar en ella los lomos de bacalao.

Al bacalao no hace falta echarle ni sal ni pimienta, lo que sí haremos será echarle por encima un poco de aceite de oliva. Dependiendo del tamaño y el grosor de los lomos y de la potencia de vuestro horno, el bacalao tardará en hacerse entre media hora y 45 minutos.

Cuando veáis que los lomos se separan de la piel y se empiezan a abrir, separándose la carne, será el momento de sacar el bacalao del horno, para servirlo inmediatamente y disfrutarlo en vuestra mesa. 

mejillones al curry

Cómo preparar mejillones al curry

Si estáis dándole vueltas a la cabeza, pensando en un entrante que podáis hacer para estas fiestas navideñas, no os compliquéis más: los mejillones la curry serán la solución definitiva.

Hoy os enseñaremos cómo preparar este rico plato que, además de barato, os permitirá poner un poco de marisco en la mesa sin muchas complicaciones. Además, con el toque de curry sorprenderéis a todo el que se siente en vuestra mesa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 700 g de mejillones
  • 500 g de espinacas
  • 2 cucharaditas de curry
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cebollas
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cucharadita de maizena (si no tenéis, podéis usar harina normal)
  • Pimienta negra molida
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que haremos será escaldar las espincas en un poco de agua hirviendo con sal. En unos segundos estarán listas; las escurrimos y las reservamos en un plato. Lo siguiente será limpiar los mejillones antes de ponerlos a abrir en una olla.

En una cazuela con un vaso de agua, otro de vino blanco y un poco de aceite, dejamos que los mejillones se abran; esto tardará unos 5 minutos. En cuanto abran los vamos sacando de la olla y los reservamos.

Colamos el caldo de la cocción de los mejillones y también lo reservamos. Cuando los mejillones hayan enfriado, separamos la carne de las conchas. En cada concha colocamos una hojita de espinaca y, encima, el propio mejillón.

Lo siguiente será preparar la salsa. Para esto, lo primero será picar las cebollas en trozos muy pequeños. En una sartén con un poco de aceite y la nuez de mantequilla, pochamos las cebollas. Cuando la cebolla esté casi en su punto, añadimos la maizena y la sofreimos un par de minutos.

A continuación, añadiremos el curry y volvemos a remover. Vamos añadiendo, poco a poco, el caldo de la cocción de los mejillones, hasta que la salsa sea homogénea (no debe quedar ni muy líquida, ni muy espesa). Espolvoreamos un poco de perejil picado y la pimienta negra molida.

Dejamos que la salsa reduzca durante unos 15 minutos a fuego lento. Notaremos que está lista cuando se empiece a pegar a la cuchara. Cuando casi esté, metemos los mejillones en el horno unos tres minutos para que se calienten.

Sacamos los mejillones del horno, los cubrimos con la salsa en el último momento y decoramos el plato con las espinacas que nos hayan sobrado y un poco de la salsa. ¡A comer!

 
bacalaoa-la-vizcaina

Aprende a preparar el bacalao a la vizcaína

El bacalao a la vizcaína es un plato muy típico en Navidad, pero podemos prepararlo en cualquier época del año para comer o cenar en casa. El bacalao, en general, es un pescado muy apreciado que podemos preparar de mil y una formas.

Para preparar esta receta, os recomendamos que lo compréis ya desalado, así evitaremos tener que tenerlo 12 horas a remojo para que pierda la sal. Además, así no corremos el riesgo de que no nos quede en su punto.

Otra cosa que debéis tener en cuenta también es hacer la receta en una cazuela de barro; así se prepara tradicionalmente y nos quedará mucho más rica.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 Lomos de bacalao desalado
  • 50 gr de tocino de jamón
  • Pulpa de 10 pimientos choriceros
  • 5 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que debemos hacer es pasar los trozos de bacalao por un poco de harina. Ponemos la cazuela a calentar cubriendo el fondo con abundante aceite y cuando esté lista, ponemos los 4 ajos dentro sin pelar.

Con los ajos dentro de la cazuela, confitamos el bacalao dos minutos por cada lado del lomo. Después lo apartamos en un plato y reservamos para hacer la salsa. Pelamos y picamos las cebollas y  el tocino de jamón; añadimos los dos a la cazuela y los pochamos bien. 

Cuando la cebolla esté casi pochada (empezará a tener un tono amarillo) incorporamos las pulpas de los pimientos choriceros y dejamos que todo se cocine, dándole vueltas, durante 10 o 15 minutos más.

En esta receta es muy importante que la salsa quede muy fina, por lo que si vemos que la salsa tiene grumos, debemos pasarla por el pasapurés o la batidora. Lo último que nos quedaría sería echar los lomos de bacalao a la cazuela y dejar que se cocinen durante unos 5 o 6 minutos.

Para acompañar podemos cocer aparte unas patatas y añadirlas después a la cazuela para que se impregnen de la salsa. Servimos y ¡a comer!

almejas a la marinera

Receta fácil de almejas a la marinera

Si os ha surgido una cena sorpresa o tenéis que preparar una comida familiar y no sabéis que hacer de primer plato, hoy os traemos una receta fácil y rápida para cocinar almejas a la marinera.

Sí que es verdad que existen muchas recetas para hacer almejas a la marinera y ésta tiene un toque personal, pero siempre podéis adaptar la receta y hacerla más a vuestro gusto.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de almejas
  • 2 cebollas
  • ½ pimiento rojo
  • 3 cucharadas de tomate triturado
  • 2 ajos
  • 1 o 2 cayenas
  • Pimentón picante y dulce
  • 2 cucharadas de maizena
  • Perejil
  • Vino blanco
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero es poner las almejas a remojo en un bol con agua fría y un puñadito de sal. Este proceso es mejor que lo hagamos de un día para otro, pero si no tenemos tiempo, debemos ponerlas a remojo, al menos, 2 horas antes de empezar a cocinarlas.

Pelamos los ajos, las cebollas y el pimiento y lo metemos todo en la picadora. Mientras tanto, ponemos aceite en una sartén. Cuando el aceite esté caliente, echamos las verduras a la sartén y dejamos que se frían unos 15 minutos a fuego medio/alto.

Mientras se fríen las verduras, primero añadiremos las cayenas y el vino blanco y, cuando se evapore el alcohol, las 2 cucharadas de maizena. A continuación añadiremos el perejil, el pimentón y las 3 cucharadas de tomate triturado.

Cuando las verduras se hayan pochado y el conjunto tenga un color rojizo, retiramos la sartén del fuego. Vertemos el contenido en un vaso de batidora y trituramos todo bien hasta que quede una salsa compacta. Si os gustan las verduras sin triturar, también podéis omitir este paso.

Cuando esté lista la salsa, la volvemos a echar en la sartén y, a fuego medio, cocinamos las almejas. Tardarán unos 5 minutos en abrirse; cuando la mayoría se hayan abierto, las retiramos del fuego y las servimos en una fuente.

dorada-al-horno-con-verduras

Receta fácil de dorada al horno con verduras

Hoy so traemos una receta muy rica y fácil de hacer: dorada al horno con verduras. Sin duda, una forma diferente y muy sabrosa de comer pescado y verduras.

La combinación de estos ingredientes es perfecta, ya que las verduras le aportan dulzura y un poco de acidez y la dorada aporta el toque salado. Cuando hagáis esta receta la repetiréis sin duda.

ingredientes para 4 personas:

  • 2 doradas grandes (4 si son de ración)
  • 2 cebollas
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 3 tomates
  • 5/6 patatas
  • 1 limón
  • Vino blanco
  • Sal
  • Pimienta
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva
  • 2 ajos
  • Perejil

Lo primero de todo será poner a calentar el horno a 200º, pelar las patatas y cortarlas en rodajas. En la bandeja del horno echamos un chorrito de aceite de oliva y lo repartimos bien por toda la bandeja. Colocamos las patatas encima y les añadimos sal, pimienta y un chorrito de aceite de oliva.

Metemos la bandeja en el horno y la dejamos ahí durante 15 minutos más o menos. Mientras tanto, pelamos y troceamos en juliana la cebolla, el pimiento rojo y el pimiento verde.

Cuando pasen los 15 minutos, sacamos la bandeja del horno y echamos por encima de las patatas los dos ajos picados y el perejil picado también. Por encima, añadimos la cebolla y los pimientos picados, salamos y echamos otro chorrito de aceite de oliva.

Metemos la bandeja en el horno a la misma temperatura. Pelamos los tomates y los cortamos en rodajas; cuando los tengamos, sacamos la bandeja y los añadimos con un poco de sal.

Añadimos a la bandeja el zumo de 1 limón pequeño y un buen chorro de vino blanco. Volvemos a meter la bandeja en el horno y la dejamos ahí otros 10 minutos.

Es el momento de ponerse con las doradas. En un plato, las colocamos y les hacemos tres cortes en la barriga por las dos partes del pescado. Salamos las doradas por las dos caras y echamos pan rallado por arriba.

Hay gente que le pone un poco de panceta en los cortes al pescado que, si os gusta, también queda muy bien. Cuando hayan pasado los 10 minutos, ponemos las doradas en la bandeja y echamos un chorrito de aceite por encima. Si hace falta echamos un poco más de pan rallado.

Metemos la bandeja en el horno, a 200º durante 40 minutos. Si las doradas son pequeñas, pueden hacerse en media hora. Cuando pase el tiempo, sacamos la bandeja y emplatamos. ¡Riquísimas!

fideos-con-almejas

Receta fácil y rápida de fideos con almejas

Los fideos con almejas son una receta muy extendida en las zonas costeras, ya que, cuando es la época de las almejas, conseguimos un plato muy muy rico y fácil de preparar.

Además, este plato es una forma diferentes de comer pasta y pescado, por lo que es más fácil que le guste a todos en casa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de almejas
  • 250 g de fideos gruesos
  • Cuarto kilo de mejillones
  • 2 puñados de gambas peladas congeladas
  • Medio pimiento rojo
  • Medio pimiento verde
  • 1 cebolla
  • Tomate triturado
  • 1 cucharadita de maizena
  • 2 hojas de laurel
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cayenas
  • Pimentón dulce
  • Perejil
  • Sal
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva

Lo primero de todo es poner las almejas a remojo. En un bol, ponemos las almejas cubiertas con agua y un par de puñados de sal. Lo ideal es hacerlo de un día para otro o, al menos, un par de horas antes.

Lo siguiente es pelar los ajos y picarlos en trozos muy pequeños. En una olla, cubrimos bien el fondo con aceite de oliva y dejamos ahí los ajos picados para que se mezclen los sabores.

A continuación cortamos los pimientos y la cebolla y los metemos en la picadora hasta que estén bien picados. Ponemos el aceite de la olla a calentar a fuego medio y cuando caliente, echamos primero la cucharadita de maizena y luego las verduras.

Añadimos las dos cayenas, las dos hojas de laurel, el perejil picado, 3 cucharadas de tomate triturado y un buen chorro de vino blanco. Mientras las verduras se pochan, limpiaremos los mejillones.

Cuando las verduras estén casi pochadas por completo, echamos a la olla las almejas, los mejillones y las gambas peladas. Esperaremos unos 5 minutos a que se abran las almejas y los mejillones.

Personalmente, yo prefiero quitarle las cáscaras a los mejillones porque ocupan mucho espacio. Entonces, cuando abren, los retiro un momento, los saco de la concha y los vuelo a meter.

Por último, incorporamos los 250 gramos de fideos gruesos, una pizca de pimentón dulce y cubrimos generosamente todo el guiso con agua. Dejamos que cueza con la olla tapada al menos 15 minutos (siempre un poco más de lo que pone) y vamos probando, para comprobar que los fideos se han hecho.

Si hace falta que incorporéis o quitéis un poco de agua, podéis hacerlo con un cucharón, no hay problema. Eso dependerá de si queréis unos fideos con almejas más o menos caldosos.

Dejamos reposar un par de minutos y emplatamos. ¡Riquísimos!

 

Cómo hacer pastel de cabracho casero

El pastel de cabracho es una receta maravillosa, fácil y muy rica. Además, es ideal para preparar un aperitivo especial o un primer plato diferente. Es muy  ligero y combina muy bien con cualquier carne que podamos preparar de segundo.

Lo único en lo que tendréis que invertir un poco es en el cabracho. Aunque no es de los pescados más caros, no es muy fácil de encontrar y tendréis que esperar a que esté en época para comprar un cabracho rico. Si no lo encontráis, siempre podréis usar esta receta para hacer pastel de merluza, de rape o del pescado que más os guste.

Ingredientes para 1 pastel de cabracho:

  • 1 kg de cabracho
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 5 huevos
  • 3 pimientos del piquillo
  • 250 ml de nata
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • 1 vaso de vino blanco
  • Mantequilla
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal

Lo primero es cocer durante 15 minutos la zanahoria, el puerro, la cebolla entera y la hoja de laurel junto con la sal, la pimienta, un chorrito de aceite de oliva y el vaso de vino blanco.

Cuando pasen los 15 minutos, añadimos el kilo de cabracho a la pota y dejamos que cueza durante 15 minutos más. Una vez esté cocido, lo sacamos y lo escurrimos, dejamos enfriar y desmigamos el pescado.

Es muy importante que no tiremos el caldo de la cocción, ya que lo usaremos  para darle consistencia y sabor al pastel. En la misma cazuela ya vacía echamos la nata y la calentamos a temperatura baja durante 5 minutos. Añadimos un chorrito del caldo anterior y dejamos enfriar.

En una jarra para batidoras, trituramos los pimientos del piquillo hasta que se deshagan completamente. En un bol batimos los huevos y, a continuación, añadimos las dos cucharadas de salsa de tomate.

Juntamos los pimientos con los huevos, removemos y añadimos toda la mezcla a la cazuela con la nata. Una vez ahí, añadimos el pescado desmigado también a la cazuela. Batimos durante 5 o 10 minutos hasta que se forme una pasta fina como un paté. Si es necesario, corregimos la sal y la pimienta.

Untamos un molde con mantequilla y espolvoreamos por encima un poco de pan rallado. Llenamos el molde con el paté y lo colocamos con ayuda de una espátula. Mientras tanto, ponemos el horno a calentar.

Cuando el horno esté a temperatura, dejamos que nuestro pastel se hornee durante 40 minutos a 180 grados. Cuando haya pasado el tiempo, retiramos del horno y dejamos enfriar. Lo último que nos queda es desmoldar nuestro pastel con ayuda de un cuchillo de mantequilla y colocarlo en una fuente.

La receta clásica se suele servir con tostaditas de pan para untar el pastel y se suele acompañar de salsa rosa. Atreveos a probarlo, aunque pueda parecer un poco complicado, el resultado es estupendo ¡y el pastel está buenísimo!

Bacalao desmigado a la portuguesa

Sin duda la especialidad de Portugal es el bacalao; por eso hoy os traemos esta rica receta de bacalao desmigado a la portuguesa. El bacalao es uno de los pescados más ricos y además nos ofrece una cantidad enorme de variantes para prepararlo: a la brasa, con nata, desmigado, al horno...

La idea de esta receta es muy sencilla, sobre todo si no nos complicamos en desalar el bacalao y lo compramos ya listo y desmigado. Lo encontrarás perfectamente en la mayoría de los supermercados. ¡Es una forma fácil de ahorrar tiempo y dinero!

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 g de bacalao desmigado
  • 500 g de patatas
  • 2 Huevos
  • 1 Cebolla
  • Aceitunas negras
  • Perejil
  • Sal

Lo primero que debemos hacer será pelar, lavar y cortar las patatas. Os recomiendo que las cortéis para que queden tipo panadera, ya que así la receta resultará más jugosa.

Si lo que queréis es darle un toque crujiente, podéis hacer patatas paja, pero son más complicadas y necesitaréis dedicarles más tiempo.

En una sartén a fuego fuerte y con abundante aceite de oliva, freiremos las patatas. Cuando lleven 5 minutos friéndose, añadimos ahí la cebolla picada muy fina y dejamos que también se poche.

Mientras estos dos ingredientes están en la sartén, separamos las migas del bacalao en un plato aparte. Cuando las patatas estén hechas, las retiramos de la sartén, escurrimos un poco de aceite y, ahí, sofreímos el bacalao. Es importante retirar una buena cantidad de aceite, si no quedará muy graso.

Aparte, en un bol, batiremos los dos huevos hasta que se forme una especie de espumilla por encima. Añadimos un poco de perejil picado y reservamos.

Lo último que nos queda es mezclar todos los ingredientes en una cazuela: el bacalao desmigado, la mayor parte de las patatas (reservaremos algunas para emplatar) y los huevos batidos.

Finalmente, en una fuente alta de horno colocamos la mezcla, las patatas que reservamos y las aceitunas. Lo metemos todo unos minutos al horno para que cuaje un poco el huevo y servimos ¡Y ya tenemos listo nuestro bacalao desmigado a la portuguesa!