mousse-de-café-y-mascarpone

Mousse de café y mascarpone

Los mousses son un postre perfecto para cualquier ocasión; suaves, ligeros y de los sabores que más nos gustan son un acierto seguro los llevemos a donde los llevemos. Desde un postre en una comida familiar o con amigos, hasta para tener día a día en la nevera y darnos un capricho después de comer o cenar.

Hoy os presentamos una receta muy especial: mousse de café expreso y mascarpone, con el que triunfaréis seguro. Es una receta muy sencilla, lo único que tendréis que tener en cuenta es que está mejor de un día para otro, pasando la noche en la nevera para que coja textura.

Ingredientes para 4 personas:

  • 100 g de mascarpone
  • 150 ml de café expreso
  • 200 ml de nata para montar
  • 50 g de azúcar (si es moreno, mejor)
  • 3 huevos
  • Cacao en polvo

Lo primero que haremos será preparar el café expreso en nuestra cafetera, ya que necesitamos que cuando lo vayamos a usar esté frío. Os recomiendo que así como se termine de hacer, midáis los 150 ml y los paséis a un plato hondo, donde enfriará mucho antes.

Lo siguiente será separar en dos boles las claras de las yemas de los 3 huevos. En el recipiente donde tenemos las yemas, vertemos los 50 g de azúcar y batimos durante 5 minutos, hasta que el azúcar se haya disuelto del todo. En otro bol pequeño, vertemos los 100 g de mascarpone y los batimos bien.

En un bol que previamente habremos metido en el congelador, junto con las barillas de la batidora, nos disponemos a montar 100 ml de nata que también debe estar fría (los otros 100 ml de nata serán para decorar). Cuando la tengamos montada, añadiremos primero el mascarpone y después el café, mezclando todo con movimientos envolventes.

En ese mismo bol, incorporaremos también la mezcla de las yemas y el azúcar. Montamos las claras del otro bol a punto de nieve y, cuando estén listas, las añadiremos al bol anterior, con el resto de ingredientes. Haremos siempre movimientos envolventes con la cuchara, para mezclar los ingredientes sin que las claras pierdan el aire, que es lo que le aporta esponjosidad al mousse.

Cuando tengamos toda la mezcla lista, la repartiremos en copas con ayuda de un cucharón. Metemos las copas en el frigorífico durante un mínimo de 4 horas, aunque quedarán mejor si las dejamos toda la noche.

Os recomiendo que saquéis las copas de la nevera unos 10 minutos antes de servirlas. Justo antes de ponerlas en la mesa, debemos montar los otros 100 ml de nata para decorar. Colocamos una cucharada de nata en cada una y espolvoreamos cacao por encima. ¡Riquísimo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *