Recetas de Legumbres

alubias-blancas-a-la-bilbaína

Alubias blancas a la bilbaína

Las judías blancas son una opción básica para comer verduras. Tienen un sabor más suave que las judías verdes, pero aún así muchos las prefieren (yo, por ejemplo). Hoy aprenderemos a preparar unas ricas alubias blancas al estilo bilbaíno que os dejarán con la boca abierta.

Antes de empezar la receta debéis tener en cuenta  que necesitáis dejar las judías unas 12 horas a remojo antes de prepararlas. ¡Empezamos!

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de alubias blancas
  • 2 ajos
  • 100 g de jamón
  • 2 patatas
  • 1 cebolla
  • 3 pimientos morrones
  • 1 guindilla
  • Sal
  • Aceite de oliva

Empezaremos poniendo las alubias a remojo, 12 horas antes de empezar a preparar la receta. Cuando estemos ya en la cocina dispuestos a prepararlas, las escurrimos y las ponemos a cocer en agua fría con sal, a fuego lento.

Cuando el agua de las alubias empiece a hervir, le cortaremos el hervor con un buen chorro de agua fría. Repetiremos esta operación 3 veces a lo largo de la cocción, cada vez que el agua hierva. Más o menos, las alubias tardarán una hora, hora y cuarto en cocerse.

En una olla aparte colocamos las patatas, peladas y cortadas en trozos medianos junto con una pizca de sal y las cubrimos con abundante agua. 8 minutos después de que el agua rompa a hervir, escurrimos las patatas y las añadimos a la olla de las alubias. Mantenemos el fuego bajo y, mientras tanto, preparamos el sofrito.

En una sartén con el fondo cubierto de aceite de oliva, sofreímos la cebolla en trozos pequeños, junto con los 2 dientes de ajo pelados y cortados en láminas y un poco de sal. Dejamos que esto se dore a fuego lento. Añadimos entonces los pimientos morrrones muy picados y la guindilla cortada a la mitad.

Si queréis que el guiso no pique, no le echéis la guindilla y si queréis que pique menos, os aconsejo que le quitéis las semillas. Removemos el sofrito durante unos 5 minutos a fuego lento y añadimos el jamón troceado.

Por último, retiramos un poco del agua de la cocción de las alubias; quitaremos más o menos depediendo de si las alubias nos gustan más secas o más caldosas. Incorporamos el sofrito a la cazuela de las alubias y ligamos todo el guiso.

Debemos tener cuidado al removerlo, ya que las alubias son muy delicadas, por lo que os recomiendo que mováis la olla en lugar de utilizar una cuchara de palo para dar vueltas al guiso. ¡Y a comer!

 
Receta-lentejas-vegetarianas

Ricas lentejas vegetarianas

Las lentejas vegetarianas son una forma estupenda de comer legumbres, un alimento tan sano como necesario en una dieta equilibrada. Aunque también se pueden hacer en ensalada o con chorizo, las lentejas vegetarianas son una de las opciones más sabrosas para prepararlas.

Son un plato estupendo y muy completo, que os servirá para una comida y también para congelar y tenerlas ya preparadas para esos días en lo que lo último que nos apetece es cocinar.

Ingredientes para 4 personas:

  • ½ kg de lentejas
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 2 tomates
  • 2 ajos
  • 1 hoja de laurel
  • Pimienta negra
  • ½ vaso de vino blanco
  • Agua
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que haremos será poner a remojo las lentejas la noche anterior a preparar la receta. En un bol, colocamos las lentejas y cubrimos con abundante agua; removemos y dejamos en un lugar seco.

En el momento de la preparación de las lentejas, el primer paso será limpiar las verduras. Pelamos y cortamos la zanahoria, la cebolla, el puerro, el pimiento, los tomates y los ajos. El calabacín lo lavamos bien y lo cortamos, sin quitarle la piel.

En una olla con un poco de aceite rehogamos todas las verduras con un poco de sal hasta que estén medio hechas, unos 10 minutos. Antes de añadir las lentejas a la olla, incorporamos la pimienta molida, el medio vaso de vino y la hoja de laurel.

A continuación, introducimos en la olla las lentejas y cubrimos bien todos los ingredientes con agua. Añadimos sal y dejamos que todo se cueza durante 25 o 30 minutos. Dependiendo de las lentejas que compréis les llevará más o menos tiempo, por eso lo mejor es ir probándolas. 

Por último, si queréis hacer este plato un poco más completo, podéis cocer o freir algunas patatas y añadirlas 5 minutos antes de retirar las lentejas del fuego. Otra opción también puede ser preparar aparte un poco de arroz blanco, que os sirva como guarnición.

hummus-de-garbanzos

Cómo hacer hummus de garbanzos

El hummus de garbanzos es una receta muy popular en todo Oriente Medio y la verdad es que se ha hecho también muy famoso en otros muchos lugares del mundo.

Es un plato muy rico y fácil de hacer que nos puede servir como entrante para cualquier comida o cena que preparemos. Ideal para verano ya que se sirve frío; además, esta receta es otra forma diferente y especial de comer legumbres.

Ingredientes para 4 personas:

  • 350 g de garbanzos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 limón
  • 100g de semillas de sésamo
  • Pimienta negra
  • Aceite de Oliva
  • Pimentón dulce.
  • Agua
  • Comino

Para esta receta, yo os recomiendo que compréis los garbanzos ya cocidos, si no la receta se vuelve un poco más larga, ya que tendréis primero que remojar los garbanzos durante más de 12 horas y después cocerlos.

Lo primero que tenemos que hacer es poner nuestros 350 g de garbanzos cocidos en el vaso de la batidora (podemos guardar una cucharada sin triturar para decorar al final). También añadiremos ahí los dos dientes de ajo pelados y un chorrito de aceite de oliva. Trituramos con la batidora hasta que la consistencia sea como una crema.

Una vez tengamos todo triturado, añadimos la sal y la pimienta al gusto y volvemos a pasar por la batidora. Sacamos la crema del vaso y la reservamos en un bol.

Limpiamos el vaso de la batidora y añadimos ahí unos 80 gramos de semillas de sésamo. Los trituramos y añadimos después un chorrito de aceite de oliva, un par de cucharaditas de agua y un poco de zumo de limón.

Volvemos a triturar y, cuando hayamos conseguido la textura que queremos, sacamos la crema del vaso de la batidora y, con ayuda de una cuchara, la vamos mezclando con la crema de garbanzos.

Finalmente, en el mismo bol donde tenemos nuestro hummus decoramos con algunos garbanzos enteros, un poco de comino, un chorrito de aceite de oliva y de zumo de limón y un poco de pimentón dulce. Si nos han sobrado algunas semillas de sésamo también podemos añadírselas. ¡Y a comer!

alubias estofadas con chorizo

Receta tradicional de alubias blancas estofadas con chorizo

Las alubias blancas estofadas con chorizo son un plato típico de toda la gastronomía española. Suponen un plato fuerte y contundente que nos dará los aportes y la energía necesaria para el resto del día.
 
Un plato ideal para los días fríos de invierno, pero que los amantes de las buenas habas no podemos dejar de comer ni aunque sea verano. Eso sí, debéis tener en cuenta siempre que las alubias hay que dejarlas en remojo, al menos 12 horas antes de preparar la receta.
Ingredientes para 4 personas:
  • ½ kg de alubias blancas
  • 1 cebolla
  • 2 ajos
  • 1 zanahoria
  • Tomate natural triturado
  • 2 chorizos
  • Pimentón
  • Laurel
  • Aceite
  • Sal

Lo primero es poner a remojo las alubias, como mínimo, con 12 horas de antelación. En un bol echamos las alubias y las cubrimos bien de agua; probablemente tengamos que añadir más agua pasadas unas horas.

Una vez remojadas nuestras alubias, debemos ponerlas a cocer junto con la cebolla partida a la mitad, los 2 ajos, la zanahoria, una hoja de laurel, sal y un chorrito de aceite de oliva. Cubrimos con agua, tapamos y dejamos cocer 45 minutos a fuego medio.

Mientras cuecen las alubias, debemos "asustarlas", al menos, un par de veces. Con asustarlas nos referimos a cortarles la cocción. Cuando las alubias lleven unos 15 minutos cociendo, les echaremos un buen chorro de agua fría y cortaremos el hervor. Repetiremos la operación a la media hora de estar al fuego.

Cuando pasen los 45 minutos, retiramos todas las verduras de la olla (excepto la hoja de laurel, que ya podemos tirarla a la basura), junto con unas pocas de alubias y las ponemos en un vaso de batidora.

Añadimos en el vaso pimentón al gusto, un tercio del bote de tomate natural triturado y trituramos todo. Si vemos que se queda corta la salsa, podemos añadirle algunas alubias más o un poquito del agua de la cocción.

Cortamos el chorizo y lo añadimos a la olla con las alubias, incorporamos nuestra salsa pasada por la batidora a la olla y dejamos que todo se cocine durante media hora más.

De vez en cuando hay que mover la olla con mucho cuidado para que las alubias se muevan pero no se rompan.

Podéis ir controlando la textura de vuestras alubias, dependiendo cómo os gusten igual necesitan un poco más o un poco menos de tiempo de cocción. ¡Buenísimas!

Receta fácil y rica de fabada asturiana

La fabada asturiana (fabes en Asturias) es un plato clásico de la tradición culinaria del único principado de nuestro país. Un plato tan rico como fuerte.

Es una comida que nos dará energía para todo el día, ya que, además de las legumbres, se acompaña de carne en forma de chorizo o morcilla.

Es una receta ideal para el invierno y no requiere mucha complicación. En cuanto le cojáis el truco, veréis que es bastante sencilla de hacer.

Ingredientes para 4 personas:

  • ½ kg de habas (de la mayor calidad que os permita vuestro bolsillo)
  • 2 chorizos
  • 2 morcillas
  • 100 g de lacón salado
  • 100 g de tocino
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Lo más importante cuando vayáis a hacer esta receta de fabada asturiana es que, la noche anterior, pongáis las habas a remojo en un bol grande con agua. Además, también tendréis que poner a desalar el lacón repitiendo la misma operación.

A partir de aquí solo tendréis que colocar todos los ingredientes en una olla con agua y asustar a las fabes.

Cogemos una pota ancha y alta y colocamos ahí los chorizos, las habas, las morcillas, el lacón, el tocino, la cebolla cortada en dos y los ajos.

Añadimos un chorrito de aceite de oliva y cubrimos la mezcla con agua (dos dedos por encima de los ingredientes).

Cuando hierva nuestro guiso, retiramos la grasa sobrante y la espuma que se haya formado.

Al mismo tiempo, es la hora de asustar a nuestras habas. Con un chorrito de agua fría (o un par de hielos) rompemos el hervor para asentar nuestra fabada.

Bajamos el fuego y lo ponemos entre medio y bajo. Tapamos la pota y dejamos que hierva lentamente.

Cada vez que hierva (lo hará entre una o dos veces) debemos procurar cortar el hervor con el mismo método que antes.

Por lo demás, simplemente debemos dejar que cueza durante 3 horas o hasta que las habas estén hechas y tiernas.

Finalmente, corregimos la sal y añadimos la cucharadita de pimentón. Retiramos la carne y la cebolla y las cortamos en cachos. Estos cachos podemos volver a echarlos a la olla o servirlos en un plato aparte.

Un truquillo que podéis seguir por si la salsa de la fabada os queda muy líquida es machacar unas cuantas habas, o triturarlas en la batidora junto con un poco de cebolla. Después lo añadís a la pota y le dais un par de vueltas. ¡Riquísimas!

Cómo hacer tofu casero

Hoy os presentamos una receta para preparar nuestro propio tofu hecho en casa; para que sea más fácil, lo cocinaremos a partir de leche de soja (en vez de hacerlo con los propios granos), una receta mucho más rápida e igual de deliciosa con la que ahorraremos mucho tiempo.

Aunque el proceso es fácil, también es verdad que puede resultar un poco laborioso y requiere tiempo y paciencia. Sin embargo, tiene su parte buena ya que ahorrarás bastante dinero porque en las tiendas es un producto algo caro. Además, poder hacer esta receta también te permitirá preparar otros platos deliciosos como croquetas, lasaña, pinchos con verduras, ensaladas…¡Comenzamos!

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 litro y 1/2 de leche de soja
  • Coagulante para leche (sulfato o cloruro de magnesio)
  • Molde para tofu
  • Un estopilla o un paño de algodón

Para empezar calentamos la leche de soja a 180 grados removiendo con frecuencia; después de que la leche esté caliente la retiramos de la fuente de calor. En este momento se pueden añadir un par de coagulantes para la leche de soja. El más común es el sulfato de magnesio o el cloruro de magnesio (se encuentra fácilmente en herboristerías).

Se mezcla el coagulante con medio vaso de agua y se vierte poco a poco en la leche que habíamos calentado para que empiece a cuajarse. La cantidad de coagulante necesario varía en función de si se desea un producto final más o menos denso.

A continuación cogemos el molde para el tofu y lo ponemos en el fregadero para que, cuando vertamos la mezcla, el exceso de líquido pueda drenarse fácilmente. Cubrimos el interior del molde con la estopilla enjuagada, dejando al menos 15 centímetros de estopilla adicional por cada lado del molde.

Vertemos la leche de soja cuajada en el molde y doblamos la estopilla sobrante (los lados primero), colocando la placa de prensado en la parte superior del trapo. Seguidamente ponemos una olla encima para ejercer presión. La posición del peso debería ser lo más ajustada posible para que el tofu quede uniforme. La firmeza final también dependerá del tiempo.

Si lo que queremos es conseguir un tofu suave, con utilizar una presión de 5 kilos durante 5 minutos será suficiente. Para más firmeza se requiere de más peso y más tiempo. Cuando el tofu haya alcanzado la consistencia que deseamos, debemos levantar la envoltura del molde y descubrirlo.

Para finalizar, el tofu se puede dividir y las partes sobrantes se pueden almacenar en la nevera durante una semana. Además de conservar lo sobrante en la nevera durante 7 días, el tofu también se puede congelar por si queremos consumirlo más adelante. ¡A disfrutarlo!

Receta fácil de lentejas con chorizo

Las lentejas guisadas son uno de los platos tradicionales por excelencia de la cocina española. Hoy os enseñamos a prepararlas de forma fácil y sin mucho coste para que podáis prepararlas siempre que os apetezcan aunque no tengáis mucho tiempo.

Ingredientes para 6 personas:

  • 600 gramos de lentejas
  • 1 tomate maduro
  • 2 chorizos
  • 1/4 kg de panceta
  • 1/4 hueso de jamón
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 vaso de aceite
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Sal
  • Agua

Para empezar esta receta debemos dejar las lentejas a remojo en agua fría durante algunas horas; lo mejor es dejarlas reposando desde la noche anterior.

Al día siguiente, se pone en una cazuela un chorrito de aceite a calentar y se sofríen la cebolla picada y los dientes de ajo. Cuando la cebolla esté dorada (6-7 minutos) se añade el tomate pelado en trozos junto con la hoja de laurel y se reogan 2 o 3 minutos.

A continuación se debe añadir el hueso de jamón y la cucharadita de pimentón; removemos rápidamente e incorporamos las lentejas escurridas. Mezclamos bien los ingredientes para que se combinen los sabores removiendo con una cuchara de palo.

Cubrimos la mezcla con agua fría y dejamos que hierva lentamente. Cuando lleven 30 minutos de cocción rectificamos la sal y añadimos el tocino y los chorizos; lo dejamos cocer otra media hora a fuego medio removiendo cada cierto tiempo para que no se pegue.

Cuando lleven más o menos una hora en el fuego separamos los chorizos, los huesos y el tocino para que la receta no quede tan fuerte. Se deja cocer el resto a fuego medio entre media hora y una hora más, dependiendo del tipo de lentejas que utilicemos. Un truco que podemos utilizar para saber cuándo están listas es ir probando la mezcla cada cierto tiempo para asegurarnos de que no se pasan.

Finalmente, cuando los ingredientes de la olla están en su punto, retiramos del fuego y dejamos reposar durante unos minutos antes de servir. Mientras pasa este tiempo cortamos los chorizos en rodajas y, si se quiere, la panceta en trocitos pequeños para añadirlos después a la mezcla de la cazuela. Ahora solo quedaría emplatar el puchero en un cuenco o un plato hondo y… ¡a disfrutar de estas maravillosas lentejas!