Recetas de Huevos

huevos a la berrichona

Huevos a la berrichona

Esta es, probablemente, una de las recetas más fáciles y rápidas de hacer que encontraréis en el blog. Los huevos a la berrichona se pueden preparar literalmente, en 10  minutos, así que si os surje una cena en casa y no sabéis qué preparar, estos huevos pueden ser vuestra mejor opción.

Además, como es una receta tan sencilla, siempre podéis modificarla a vuestro gusto, añadiendo o quitando ingredientes y probando otras combinaciones de sabores. Teniendo los huevos como base, las recetas siempre salen super sabrosas, eso está claro.

Ingredientes para 4 personas:

  • 10 huevos
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • 1 cebolleta
  • 250 ml de nata líquida
  • Perejil
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero de todo será poner a cocer los huevos en una olla con agua. Dejaremos que el agua rompa a hervir y, a partir de ese momento, contaremos 10 minutos antes de sacar los huevos de la olla.

Cuando haya pasado el tiempo, sacamos los huevos de la olla y los ponemos a enfriar en un bol con agua fría. Si hacéis la receta con tiempo, podéis saltar este paso y, simplemente, dejar los huevos fuera para que se enfríen poco a poco.

Cuando estén fríos, los pelamos y los cortamos a la mitad. Retiramos las yemas de los huevos con cuidado y las deshacemos un poco con ayuda de los dedos. Las colocamos en un bol y reservamos.

Por otro lado, picaremos en trozos muy pequeños los ajos y la cebolleta. Los ponemos en un bol y los mezclamos con las tres cuartas partes de la nata líquida. Añadimos las yemas de los huevos, la sal y la pimienta negra molida y removemos.

Colocamos los medios huevos en una fuente de horno y precalentamos el horno a 180º. Rellenamos el hueco de las yemas con la mezcla que hemos hecho en el bol y cubrimos con la nata líquida que ha sobrado.

Metemos la bandeja en el horno unos 5 minutos y, cuando sacamos los huevos, espolvoreamos un poco de perejil picado por encima. Se recomienda servir los huevos inmediatamente después de sacarlos del horno. ¡Y a comer!

huevos duros gratinados

Huevos duros gratinados con bechamel

Los huevos duros gratinados con bechamel son unos de los platos más ricos y baratos que podéis hacer. Son ideales para comer o cenar en familia o con amigos, ya que permiten hacer toda la cantidad de comida que queramos sin gastar mucho dinero.

Además, podemos dejarlos hechos del día anterior y, simplemente en el último momento, gratinarlos. Hoy los rellenaremos de atún, pero también los podéis rellenar con un poco de bacon frito, carne picada o verduras.

Ingredientes para 4 personas:

  • 10 huevos
  • 2 latas pequeñas de atún
  • Queso rallado
  • Salsa de tomate
  • Para la bechamel:
    • 2 cucharadas soperas de harina
    • 50 gramos de mantequilla
    • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
    • 3/4 litros de leche fría (preferiblemente entera)
    • Sal
    • Nuez moscada

Lo primero que haremos será cocer nuestros huevos en una olla con agua hirviendo. Una vez que el agua hierva, los dejaremos cociendo otros 10 minutos cuando haya pasado el tiempo, retiramos el agua de la cocción y llenamos la olla con agua fría, dejando los huevos dentro para que se templen.

Lo siguiente será escurrir el aceite de las latas de atún. Mezclaremos el atún desmigado en un bol con nuestra salsa de tomate casera. Removemos bien y reservamos.

Ahora nos pondremos con la bechamel. En una sartén calentamos la mantequilla y el aceite, freimos la harina y vamos incorporando la leche poco a poco hasta que consigamos la textura que queremos para nuestra bechamel. Salpimentamos y añadimos la nuez moscada.

Si no sabéis cómo hacer la bechamel, podéis consultar nuestra receta para hacer bechamel casera. Echamos dos cucharadas de la salsa en el bol donde teníamos el atún y la salsa de tomate, removemos y reservamos otra vez.

Pelamos los huevos cocidos y les damos un corte a la mitad. Retiramos la yema, la deshacemos un poco con los dedos y las añadimos al bol del atún. Removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes y rellenamos con la mezcla la clara cocida de los huevos.

Precalentamos el horno a 180º. Colocamos los huevos rellenos en una fuente y echamos toda la bechamel por encima de ellos; a continuación, echamos el queso rallado por encima y metemos la bandeja al horno.

En 10 minutos tendremos el queso dorado y la receta lista. Emplatamos los huevos y servimos a la mesa.

Huevos duros con mejillones y bechamel

Huevos duros con mejillones

Esta receta de huevos duros con mejillones  es una receta tradicional que puede serviros para hacer una comida en cualquier momento. Solo necesitaréis huevos, mejillones y un poco de paciencia con la bechamel.

Es una receta sencilla e ideal para esos días en los que no te apetece pararte a pensar en qué cocinar y tiras de lo que tienes en la despensa. ¡Imprescindible!

Además, aunque esta vez os explico la receta para hacer estos huevos duros con mejillones frescos, siempre podéis usar los que vienen en lata, al natural y ya cocidos. Así os podréis saltar los primeros pasos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 huevos frescos
  • 1 kg de mejillones frescos
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • ½ vaso de vino blanco
  • 2 o 3 cucharadas de salsa de tomate
  • Para la bechamel:
    • 50 g de mantequilla
    • 2 cucharadas de aceite
    • 2 cucharadas de harina
    • 3/4 litros de leche fría (preferiblemente entera)
    • Sal
    • Nuez moscada (opcional)
  • Sal
  • Queso rallado

Sigue leyendo Huevos duros con mejillones

Tortilla de patatas especial, riquísima y muy fácil

La tortilla de patatas es uno de los elementos centrales en la dieta de cualquier español. Yo por lo menos la hago mínimo una vez a la semana. Es una cena maravillosa y, si la acompañamos de algo más, también nos puede hacer una comida muy completa.

Hoy, sin embargo, os traemos una receta especial para que sorprendáis a vuestros invitados. Se trata de una receta basada en la clásica tortilla, acompañada por una salsa muy original de cebolla, guisantes y jamón. 

Ingredientes para 4 personas:

  • Para la tortilla:
    • 8 patatas medianas
    • 7 huevos
    • 2 cebollas
  • Para la salsa:
    • 1 y ½ cucharada de harina
    • 1 lata de guisantes
    • 3 lonchas de jamón serrano
    • Vino blanco
    • Azafrán
    • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva suave

Lo primero que tenemos que hacer es preparar nuestra tortilla de patatas o tortilla española. Hay que freír las patatas y la cebolla, batir los huevos, mezclarlo todo y dejar que tome forma en una sartén.

Una vez hecha, se deja reposar en la misma sartén, donde después incorporaremos la salsa.

Si no tenéis muy claro cómo hacer la tortilla de patatas que sirve de base para esta receta de hoy, podéis encontrarla más pormenorizada en nuestro post cómo hacer tortilla española.

Para seguir, debemos preparar una salsa con la cebolla, los guisantes y el jamón. Para empezar con esto pelamos, lavamos y picamos la cebolla en trozos muy pequeñitos.

En una sartén, ponemos aceite a calentar a fuego medio e incorporamos ahí la cebolla. Mientras la cebolla se dora, cortamos el jamón de tamaño que más nos guste.

Cuando tengamos la cebolla pochada, vamos añadiendo la harina a la sartén. Removemos un par de minutos e incorporamos poco a poco, un vaso de agua y un buen chorro de vino.

Dejamos que el alcohol se evapore y, mientras tanto, machacamos el azafrán en un mortero junto con un chorrito de la salsa. Se añade a la sartén y se deja ahí 5 minutos más.

Cuando pase este tiempo, se cuela la salsa y, si se quiere, se pasa por la batidora. Se vuelve a colocar en la sartén y se incorporan los trozos de jamón.

Después de 5 minutos cociendo a fuego suave, se añaden los guisantes y la sal. Colocamos la sartén de la tortilla en un fogón apagado y echamos  ¾ partes de la salsa por encima.

Dejamos que la salsa se impregne durante un par de minutos y, después, le damos la vuelta a la tortilla en un plato. Cortamos la tortilla y echamos el resto de la salsa por encima.

Aquí tenéis una receta de tortilla muy especial, con la que sorprenderéis a todo el mundo. ¡Buenísima y muy fácil!

Cómo hacer tortilla española

La tortilla de patatas es uno de los platos estrella de la tradición culinaria española. La combinación de patata, cebolla y huevo triunfa allá por donde va y ya se ha convertido en el pincho indispensable de cualquier bar.

Es un plato muy fácil de hacer, lleva poco tiempo y lo mejor ¡está riquísima! Acompañada de una buena ensalada, de unos pimientos de padrón o de unas croquetas, nos puede hacer una comida o una cena perfecta.

Ingredientes para 4 personas:

    • 8 patatas
    • 7 huevos
    • 1 cebolla grande
    • Aceite de oliva suave o girasol
    • Sal

Lo primero que tenemos que hacer es pelar y lavar las patatas. Las cortamos en dados y las ponemos a freír en una sartén con abundante aceite y fuego medio/alto. Pelamos y cortamos también la cebolla y la añadimos junto con las patatas.

Les damos vueltas con una cuchara de madera y, cuando empiecen a estar blandas, las aplastamos un poco para que se mezclen bien.

En un bol, batimos los huevos durante un buen rato; es importante batir mucho los huevos, hasta que quede una espumilla por encima, para que la tortilla quede esponjosa.

Retiramos las patatas y la cebolla del fuego con ayuda de una espumadera para retirar el aceite sobrante. A continuación echamos la mezcla en el bol del huevo y removemos.

Dejamos reposar un par de minutos mientras ponemos a calentar de nuevo la sartén con tan solo un chorrito de aceite. Vertemos la mezcla en la sartén y dejamos que el huevo se cuaje en un par de minutos.

Cuando pasen 2 o 3 minutos comenzamos a darle vueltas a la tortilla con ayuda de un plato. Repetimos este paso las veces que queramos, dependiendo de si nos gusta la tortilla más seca o más jugosa.

En mi opinión la tortilla está más rica reposada y un poco fría; si a vosotros os pasa lo mismo, podéis cortarla la tortilla en triángulos, separarlos en el plato y ponerlos en una ventana para que enfríe antes.

Receta fácil de huevos rellenos

Los huevos rellenos son una de las recetas con huevos más fáciles de hacer. Tiene muchas variantes, pero hoy haremos la más fresca de todas: con atún y salsa rosa.

Es una receta buenísima para los días de verano, ya que es muy fresca y no resulta nada pesada. Podéis hacerla en diez minutos y llevárosla a la playa o también es perfecta para un día de picnic en el monte.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 docena de huevos
  • 2 o 3 latas de atún
  • 6 palitos de cangrejo
  • Para la salsa rosa:
    • 1 huevo
    • Aceite de oliva suave o girasol
    • Medio limón
    • Mostaza
    • Ketchup
    • Tabasco
    • Sal

Antes de empezar con esta receta, lo primero que debéis hacer es poner a cocer los huevos en una olla. Los cubres con agua y, a fuego alto, dejas que rompan a hervir.

Cuando el agua de los huevos rompa a hervir, quitamos la tapa de la cacerola y los dejamos en el fuego durante 10 minutos más, para que la yema se termine de hacer.

Mientras los huevos terminan de cocer, podemos ir retirando el aceite de las latas de atún y desmigándolo. Si queremos que el proceso sea más rápido, podemos meter el atún en la picadora junto con los palitos de cangrejo, y así la textura será más fina.

Una vez tengamos picado y mezclado el atún con los palitos, pasamos a preparar lo que le dará el toque dulce a la receta: la salsa rosa. Podéis comprarla hecha ya en el supermercado pero, personalmente, me parece que queda mucho más rico el plato si la hacéis en casa.

Se prepara en cinco minutos, así que si os animáis, aquí os dejo otro post donde os explicamos cómo hacer salsa rosa casera.

Cuando acabéis de hacer la salsa rosa, la incorporáis a la mezcla del atún y los palitos y removéis con ayuda de una cuchara. En todo este tiempo, los huevos ya habrán acabado de cocerse y podréis ponerlos a enfriar en la misma olla con un chorro de agua fría.

Una vez que los huevos hayan enfriado, llegó la hora de pelarlos y partirlos a la mitad, siempre a lo largo, de forma que la yema quede en las dos mitades. Retiramos la yema con cuidado y la añadimos a la mezcla de atún, palitos de cangrejo y salsa rosa, desmigándola un poco.

Finalmente, solo queda colocar las mitades de los huevos en una fuente y rellenarlas con nuestra mezcla de ingredientes con ayuda de una cucharita. Para decorar, podéis ponerle una hoja de perejil a cada mitad, unas gotas de crema de vinagre, o un poquito de lechuga. ¡Y a disfrutar!