Huevos duros con mejillones y bechamel

Huevos duros con mejillones

Esta receta de huevos duros con mejillones  es una receta tradicional que puede serviros para hacer una comida en cualquier momento. Solo necesitaréis huevos, mejillones y un poco de paciencia con la bechamel.

Es una receta sencilla e ideal para esos días en los que no te apetece pararte a pensar en qué cocinar y tiras de lo que tienes en la despensa. ¡Imprescindible!

Además, aunque esta vez os explico la receta para hacer estos huevos duros con mejillones frescos, siempre podéis usar los que vienen en lata, al natural y ya cocidos. Así os podréis saltar los primeros pasos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 huevos frescos
  • 1 kg de mejillones frescos
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • ½ vaso de vino blanco
  • 2 o 3 cucharadas de salsa de tomate
  • Para la bechamel:
    • 50 g de mantequilla
    • 2 cucharadas de aceite
    • 2 cucharadas de harina
    • 3/4 litros de leche fría (preferiblemente entera)
    • Sal
    • Nuez moscada (opcional)
  • Sal
  • Queso rallado

Lo primero de todo es cocer los huevos. En una olla ponemos agua a hervir y, cuando llegue al punto, echamos los huevos dentro con un poco de sal. Dejamos que cuezan durante 10 minutos y cuando pase el tiempo, tiramos el agua de la cocción y la sustituimos por agua fría.

Dejamos ahí los huevos hasta que los tengamos que utilizar. Mientras se cuecen los huevos, podemos ir limpiando los mejillones debajo del grifo, quitándoles las barbas que tengan.

Cuando estén limpios los pasamos a una sartén donde previamente habremos echado el medio vaso de vino, la cebolla muy picadita (os recomiendo que la paséis por la picadora) y la hoja de laurel. Cuando los mejillones hayan abierto los retiramos de la sartén, quitamos el mejillón de la concha y colamos la salsa de la sartén con ayuda de un colador.

En otra sartén preparamos la bechamel. Freímos la harina junto con la mantequilla y el aceite y después vamos añadiendo poco a poco la leche. Salpimentamos e incorporamos la nuez moscada. Si queréis leer una receta completa de bechamel, aquí os dejo nuestro post para aprender a hacer bechamel casera en dos minutos.

Lo único que debemos tener en cuenta para nuestra bechamel de esta ocasión es que debemos dejarla un poco más espesa de lo que en realidad queremos para añadirle al final la salsa de los mejillones.

Cortamos los huevos a la mitad  y, en una bandeja de horno los vamos colocando con la yema hacia arriba. Podemos hacerles un corte por la parte de atrás para que asienten bien. Por la parte de la yema los pintamos con la salsa de tomate.

Precalentamos el horno a 180ºEchamos por encima de los huevos las ¾ de los mejillones y cubrimos todo con la bechamel. Colocamos los mejillones que quedan por encima (los hundimos un poco) y espolvoreamos el queso rallado.

Gratinamos y, en cuanto salga del horno, servimos y comemos. ¡Buenísimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *