Recetas de Frituras

cómo-hacer-croquetas-en-5-minutos

Cómo hacer croquetas en 5 minutos

Aunque por otras entradas en el blog ya conoceréis varias recetas muy ricas de croquetas, hoy os queremos enseñar a hacer croquetas caseras en cinco minutos.

Para esos días en los que en los que no nos viene la inspiración o no sabemos qué hacer con la comida que sobró del día anterior llegan estas croquetas; las podéis hacer de cualquier ingrediente, como veréis a continuación y no necesitaréis manchar más que una sartén para prepararlas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 125 g de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • 2 cucharadas de maizena
  • 1 brick de leche entera (entre  ½ y 1 litro)
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Para decidir el ingrediente principal:
    • 2 latas de atún
    • 1Cualquier trozo de pollo que haya sobrado de un guiso
    • 75 g de jamón serrano
    • Queso (el que más os guste o tengáis por casa)
    • Setas salteadas
    • Jamón asado
  • Para el empanado:
    • Harina
    • 2 huevos batidos
    • Pan rallado

Lo básico para hacer estas croquetas en 5 minutos es hacer la bechamel. En una sartén, derretimos a fuego medio los 125 g de mantequilla. Ahí mismo, añadimos las dos cucharadas de maizena y las dos de harina de trigo.

Poco a poco, vamos añadiendo leche a la sartén y ligando la bechamel. En este momento añadimos también la sal, la pimienta molida y la nuez moscada. No debemos pasarnos echando mucha leche, ya que necesitamos que la masa de las croquetas sea espesa y consistente.

Cuando tengamos lista la bechamel lo único que nos quedará será decidir qué ingrediente queremos que le dé sabor. Picamos bien el ingrediente que hayamos decidido (atún, pollo, jamón, queso...) y lo incorporamos a la sartén.

Removemos bien y reservamos la mezcla en un plato. Hacemos unos agujeros cuando la masa esté ya en el plato y la dejamos entre media hora y una hora al lado de una ventana abierta; el tiempo de enfriamiento dependerá de la temperatura que haga fuera.

Cuando la masa esté fría, le damos la forma que más nos guste y la pasamos por harina, huevo y pan rallado, en ese orden. Ponemos abundante aceite a fuego fuerte en una sartén y, cuando esté bien bien caliente, freímos ahí las croquetas.

Cuando estén listas, las ponemos encima de un papel absorbente y tendremos preparadas nuestras croquetas más sencillas en un tiempo récord. ¡Espectaculares!

 
croquetas-de-pure-de-patatas

Croquetas de puré de patatas

Las croquetas de puré de patatas son un clásico de la gastronomía española. Una vez que aprendemos a prepararlas se convierten en una comida muy socorrida y en la que se pueden mezclar muchísimos ingredientes distintos.

Hoy os presentamos la receta básica para preparar estas croquetas; sin embargo, podéis complementarlas añadiendo distintos sabores a la receta, como pimientos asados, atún en conserva, jamón serrano o setas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de patatas
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de queso emmental rallado
  • 5 huevos
  • Salsa de tomate
  • Nuez moscada
  • Pan rallado
  • Harina
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lo primero que haremos será limpiar bien las patatas debajo del grifo, ya que vamos a cocerlas con piel. A continuación, las ponemos a cocer en una olla con agua hirviendo y un poco de sal. Las patatas tardarán en cocerse unos 20 minutos a fuego medio.

Cuando estén listas, las pelaremos y las pasaremos por el pasapurés o, si no tenemos, las machacaremos con un tenedor hasta que no quede ningún grumo. Cuando tengamos listo el puré de patatas, reservamos.

En otro bol, pondremos la mantequilla, el queso rallado, un huevo entero y tres yemas junto con un poco de sal. Poco a poco iremos añadiendo aquí el puré de patatas y lo mezclaremos todo.

Por otro lado, montaremos las claras de los huevos a punto de nieve. Cuando estén listas, las añadiremos con mucho cuidado al bol anterior. Cuando tengamos todo mezclado y con ayuda de una cuchara, iremos formando bolitas.

Pasaremos las bolitas de puré por harina, huevo y pan rallado (en ese orden). Mientras empanamos las croquetas, pondremos a calentar abundante aceite en una sartén. Iremos incorporando las croquetas a la sartén y las freiremos hasta que estén bien doradas y crujientes.

Retiramos las croquetas de la sartén y las ponemos encima de un papel absorbente para que pierdan el exceso de grasa. Cuando estén bien escurridas, cubriremos el fondo de una fuente con la salsa de tomate y pondremos encima las croquetas y unas ramitas de perejil o un poco de perejil picado. ¡Fácil y buenísimo!

 
croquetas de atún y bechamel

Receta fácil de croquetas de atún con bechamel

Las croquetas de atún y bechamel  son un clásico de la cocina tradicional española. Es un plato muy típico y realmente fácil de preparar. Con esta receta conseguiréis un plato rico y original, además de muy socorrido ya que lo podéis preparar en cualquier momento.

Además, las croquetas tienen dos puntos fuertes: por una parte, es una receta muy rápida de hacer, no os llevará más de media hora. Por otra parte, las croquetas se pueden congelar, ya que siempre salen muchas más de las que podemos comer en una sola comida.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 500 g de atún en lata
  • 2 ajos
  • Perejil
  • 50 gr de harina
  • 25 gr de maizena
  • Leche entera
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Harina
  • Pan rallado o panko
  • 3 huevos

Lo primero que debemos hacer es pelar la cebolla y cortarla en trozos grandes para meter en la picadora. Haremos lo mismo con el pimiento y los ajos. Lo metemos en la picadora junto con unas hojas de perejil y lo trituramos.

Lo siguiente es poner a calentar un poco de aceite en una sartén. Cuando esté listo echamos ahí las verduras trituradas con un poco de sal y dejamos que se pochen durante unos 10 minutos. Cuando estén listas, debemos añadir a la sartén la harina y la maizena.

Dejamos que la harina se fría un poco para que pierda el sabor y removemos con una cuchara de madera. A continuación, salamos, incorporamos un poco de nuez moscadavamos añadiendo la leche poco a poco hasta conseguir la textura que deseemos. Para que después las croquetas sean más fáciles de manejar, debéis procurar que la masa quede bastante espesa.

Mientras hacemos la bechamel en la propia sartén de las verduras, podemos ir escurriendo el aceite del atún en lata y metiéndolo en la picadora. Así, el atún no quedará en trozos demasiado grandes y se mezclará bien con el resto de la masa.

Una vez tengamos la textura que queramos en la masa, añadimos el atún de la picadora a la sartén y removemos durante 5 minutos hasta que todo quede bien mezclado. Cuando nuestra masa esté lista debemos dejarla reposar, mejor si es de un día para otro.

Cuando haya reposado, con ayuda de una cuchara y las manos vamos trabajando la masa para conseguir la forma que más nos guste para nuestras croquetas; podéis hacer bolitas, hacerlas más alargadas o incluso cuadradas.

Batimos los 3 huevos y pasamos nuestras croquetas por harina, huevo y pan rallado o panko. Cuando las tengamos listas, solo nos quedará calentar abundante aceite en una sartén a fuego medio y freir las croquetas ya empanadas.

Finalmente, colocamos las croquetas fritas sobre un papel absorvente para retirar los restos de aceite y servimos. Un acompañamiento ideal para las croquetas son las ensaladas: de tomate, de lechuga o alguna ensalada especial.

 

Cómo hacer croquetas de boletus y parmesano

Las croquetas son un plato típico de España, imprescindible para cualquier cena o comida de tapas y que, a veces, también nos puede solucionar una comida en casa. Si tenéis invitados y queréis sorprenderlos con unas croquetas especiales y muy fáciles de preparar hoy os presento estas maravillosas croquetas de boletus y queso parmesano.

Están buenísimas y son muy fáciles de hacer. Además, si tenéis la ocasión de comprar (o coger en el campo) boletus frescos, os daréis cuenta de que el sabor de estas croquetas es muy muy especial. Además, el queso parmesano combina a la perfección con cualquier seta, por lo que tendremos una pareja de 10 en la cocina.

Ingredientes para 4 personas:

  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de harina
  • 25 gr de maizena
  • 750 ml de leche entera
  • 200 gr de boletus frescos
  • 1/2 cebolla o entera si es pequeña
  • Queso parmesano rallado
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que debemos hacer es limpiar nuestros boletus frescos ayudándonos con un paño húmedo o un poco de papel absorbente de cocina.

Seguidamente, ponemos la cebolla en la picadora hasta que quede muy triturada. En una sartén con un poquito de aceite y la mantequilla, pochamos la cebolla junto con una pizca de sal. Metemos los boletus en la picadora y los picamos mucho.

A mi personalmente, no me gusta encontrarme trozos grandes en las croquetas, por eso pico tanto los boletus; si preferís notar los trozos de setas, simplemente podéis picarlas a mano o darle menos fuerza a la picadora.

Una vez que la cebolla esté pochada, añadimos los boletus triturados a la sartén y sofreimos la mezcla durante unos minutillos. Después añadimos la harina (si podemos tamizarla, mejor) y la maizena. Reogamos todo y dejamos que se cocine dando vueltas, durante 5 minutos.

A continuación, vamos añadiendo la leche poquito a poquito. También es el momento de echarle el queso parmesano rallado, un poco de pimienta negra y una pizca de nuez moscada. Según vamos removiendo con una cuchara de madera, la masa irá espesando.

Tened en cuenta que la masa de las croquetas debe estar más bien espesa, para que después sea más fácil envolverlas y la masa no se desparrame.

Cuando la masa tenga la textura que queremos, la pasamos a un recipiente y lo tapamos con papel de plata o film transparente. Dejamos reposar la masa en la nevera al menos 12 horas.

Cuando haya pasado el tiempo, sacamos la masa de la nevera. Con ayuda de una cuchara y de las manos, vamos sacando porciones de masa y dándoles forma. A mi como más me gustan son redondas.

Finalmente, podemos hacerle a nuestras croquetas el empanado tradicional: se pasan por harina, después por huevo y, por último, por pan rallado. También podéis modificar esta fórmula cambiando la harina por pan rallado o cambiando el pan rallado por panko, un envoltorio original y muy crujiente.

Lo único que nos queda es freír nuestras croquetas en aceite bien caliente. Cuando estén doraditas las sacamos del fuego y las ponemos sobre un papel absorbente. Podéis acompañarlas de una ensalada sencilla, de tomate por ejemplo.

Cómo preparar buñuelos de queso

Hoy os traemos una receta muy especial y muy fácil de hacer: buñuelos de queso. Podéis hacerlos de cualquier tipo de queso, el que más os guste. Eso sí, tendréis que tener en cuenta la textura del queso antes de hacer la masa.

Aunque los típicos buñuelos salados son de bacalao, os recomiendo que os atreváis con esta receta, sobre todo si vais a cocinar para mucha gente. El bacalao no siempre le gusta a todo el mundo; el queso, sin embargo, podríamos decir que es más normal.

Ingredientes para 4 personas:

  • 125 g de harina
  • 25 g de mantequilla
  • 1 ¼ vaso de agua
  • 4 huevos
  • 150 g de queso rallado
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite
  • Para la salsa de tomate:
    • 5 tomates
    • 1 bote de tomate natural triturado
    • 2 o 3 cebollas
    • 4 pimientos verdes
    • 1 pimiento rojo
    • Ajo
    • Sal
    • Perejil
    • Aceite de oliva.

Lo primero que tenemos que hacer es preparar una rica salsa de tomate casera. Peláis y freís todas las verduras en una olla, las cubrís con el tomate triturado y, finalmente, lo pasáis todo por la batidora.

Si es la primera vez que hacéis salsa de tomate y queréis saber más detalles para prepararla aquí os dejamos este otro post donde se explica cómo hacer salsa de tomate casera.

Metiéndonos de lleno en la preparación de la masa de nuestros buñuelos, lo primero que debemos hacer es poner a hervir el vaso y cuarto de agua junto con la mantequilla y la sal.

Cuando hierva, añadimos la harina de golpe y removemos rápidamente con una cuchara de palo hasta que la masa se despegue de las paredes de la pota.

Retiramos del fuego y dejamos que repose 5 minutos, sin dejar de remover. Añadimos un huevo y lo mezclamos. Repetimos la operación echando los otros tres huevos, siempre de uno en uno.

Añadimos el queso rallado que más nos guste (por ejemplo el gruyère) junto con el perejil y dejamos que la masa repose durante al menos 2 horas.

En una sartén grande y profunda se pone a calentar el aceite. Es muy importante que echemos nuestra masa cuando el aceite esté solo templado, si no se nos quemarán. Con ayuda de una cuchara de café cogemos un poco de masa y la ponemos en la sartén ayudándonos con el dedo.

Prestad atención a no poner demasiados buñuelos en la sartén, porque aumentan mucho de tamaño y si no se nos pegarán. Se deja que los buñuelos se doren y se retiran del fuego con una espumadera.

También es importante que entre una tanda y otra dejéis que el aceite de la sartén se enfríe; en un principio siempre debe estar templado para que los buñuelos no se quemen.

En un plato con un papel absorbente dejamos que los buñuelos escurran el exceso de aceite; finalmente, los servimos todos en una fuente acompañados por un cacharrito de salsa de tomate¡Y a disfrutarlos!

Ríquisimas empanadillas vegetales

Las empanadillas son otro de los clásicos de la cocina casera española. Triunfan en los bares y son la merienda ideal. Las rellenes de lo que las rellenes siempre están buenísimas: atún, verduras, carne, jamón y queso, zorza...

Se pueden comer frías o calientes, así que no tienen excusa para no llevárselas un día que vayamos a comer a la playa o al monte,  para hacer el descanso en la oficina o para el recreo de los niños.

Hoy os enseñamos una receta muy fácil y rica de empanadillas vegetales. Se hacen en 10 minutos y no tendréis más que pochar las verduras, como quien dice.

Ingredientes para 4 personas:

  • Masa para empanadillas.
  • 1 cebolla
  • ½ calabacín
  • 1 berenjena
  • 1 zanahoria
  • 3 cucharadas de salsa de tomate (cuanto más espesa, mejor)
  • 2 huevos
  • Sal
  • Perejil
  • Aceite de oliva

El primer paso que tenemos que dar para preparar nuestras empanadillas vegetales es preparar la masa. También podéis comprarla en el super si estáis apurados de tiempo; pero si no, yo os recomiendo que hagáis esta receta de masa para empanadillas.

Después de estirar la masa y cortarla en círculos, nos metemos de lleno en la preparación del relleno de las empanadillas.

Lavamos, pelamos y cortamos las verduras. Las berenjenas debemos dejarlas en un plato con abundante agua y con un poquito de sal durante 10 o 15 minutos para que pierdan el amargor.

En mi opinión como más ricas quedan las verduras en estas empanadillas son cortadas en juliana, pero podéis hacerlo como más os guste.

En una sartén, cubrimos el suelo con aceite y añadimos ahí la cebolla, el calabacín, la berenjena y la zanahoria cortada. Al mismo tiempo, cocemos uno de los dos huevos.

Pochamos todas las verduras durante aproximadamente 10 minutos y, cuando estén blanditas, las retiramos del fuego poniéndolas encima de un papel absorbente.

Si queréis mezclar algún otro sabor podéis añadir una lata de anchoas mientras freís las verduras; veréis que se deshacen en la sartén y le dan un toque muy especial a las empanadillas.

En un bol, colocamos las verduras, rallamos el huevo cocido y añadimos las tres cucharadas de salsa de tomate. Removemos con una cuchara y empezamos a rellenar las empanadillas.

No hace falta llenar mucho la masa, ya que si no después se nos romperá. Si queréis darle otro toque a vuestras empanadillas siempre podéis añadir algún queso como el de cabra o el queso azul.

Una vez hechas, calentáis aceite en una sartén y las freís. Al retirarlas las ponéis sobre un papel absorbente y en diez minutos estarán listas para servir.

También podéis hacerlas en el horno, a 180º grados durante 10 o 12 minutos (retiradlas cuando estén doradas), pintándolas con el otro huevo batido; de esta forma llevan mucha menos grasa y son más sanas. ¡A comer!

Receta fácil de croquetas de jamón serrano

Hoy os presentamos una de las recetas más famosas de la cocina española: las croquetas de jamón serrano. En los hogares españoles son muy típicas y en cualquier bar podemos encontrarlas a un precio muy barato. Son tan famosas debido a que su preparación no es demasiado difícil y a que su coste es muy muy barato.

Ingredientes para 6 personas:

  • Para la bechamel:
    • 2 cucharadas soperas de aceite
    • 40 gramos de mantequilla
    • 3 o 4 cucharadas soperas de harina
    • 3/4 litros de leche fría
    • Sal
  • Para el empanado:
    • 2 huevos
    • Harina
    • Pan rallado
  • Para el relleno:
    • 150 gramos de jamón serrano
    • Una cebolla
    • 2 dientes de ajo

Para empezar, debemos hacer una bechamel. Podéis ver la receta de cómo hacer bechamel en cinco minutos que os presentamos en este otro post.

En este caso debéis prestar atención a que la bechamel quede un poco más espesa, si no las croquetas serán más difíciles de envolver y, cuando las vayamos a freír, se desparramarán.

Mientras cocinamos la bechamel, en otra sartén pondremos a dorar los dos dientes de ajo cortados en láminas. Previamente, en la picadora, meteremos la cebolla y el jamón serrano, de forma que queden en trocitos muy pequeños.

Cuando los ajos estén bien dorados, añadiremos la cebolla y el jamón y dejaremos que todo se poche. Una vez esté todo pochado, podemos añadir, casi en el último momento, un poco de perejil para darle color a la mezcla.

Después de esto, ya con nuestra bechamel preparada, incorporamos lo pochado en la sartén a la bechamel, echamos un poco de sal y removemos.

Cuando la mezcla enfríe un poco la ponemos en una bandeja de horno con los bordes anchos y dejamos enfriar en la nevera durante por lo menos dos horas; cuanto más tiempo esté en la nevera, mejor.

Después de que repose la masa, con la ayuda de dos cucharas soperas, se coge un poco de masa y se forman las croquetas al tamaño que se desee. Con las manos, terminamos de moldear nuestras croquetas dándoles la forma que más nos guste: redonditas, alargadas, cuadradas...

A continuación debemos envolver nuestras croquetas: en un plato hondo batimos un par de huevos, en otro ponemos un poco de pan rallado y en otro harina. Primero, pasamos las croquetas por harina, después por huevo y por último, por el pan rallado.

Lo último que debemos hacer es poner aceite a calentar en una sartén a fuego medio/alto y poner a freír las croquetas (como mucho de seis en seis) hasta que estén doraditas.

Lo último que nos queda es sacarlas del fuego, ponerlas en un papel absorbente y después colocarlas en una fuente decorándola con un poco de perejil picado o unas hojas de lechuga. ¡Y listas!