Ensalada de espárragos y jamón york

Las ensaladas son platos perfectos para acompañar cualquier comida, para hacer de primer plato o para comer un día en el que no tengamos mucho apetito. También pueden servir para hacer una cena ligera o para una comida fresca y rápida en los calurosos días de verano.

Por eso, hoy os presentamos esta maravillosa ensalada de espárragos y jamón york, aunque como veréis, también va acompañada de otros muchos ingredientes. Además, esta ensalada  os permitirá hacer muchas variantes añadiendo y quitando alguno de los componentes si no os gusta.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 lechuga
  • 200 gr de jamón york (en 1 o 2 lonchas)
  • 1 lata grande de espárragos
  • 2 tomates maduros
  • 3 huevos cocidos
  • 1/4 de cebolla
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Vinagre

Para empezar debemos sacar los espárragos de la lata y dejar que escurran la máxima cantidad de líquido que puedan; es importante hacer este paso porque si no la ensalada quedará muy aguada.

A continuación, lavamos la lechuga y la dejamos secar también para que no pase lo mismo que comentamos con los espárragos. Para facilitarnos este paso podemos dejar tanto la lechuga como los espárragos, encima de un paño de algodón.

Cuando la lechuga y los espárragos hayan perdido toda su líquido, cortamos la lechuga en juliana o en trozos, (como a ti más te guste) y los espárragos en cuadrados de más o menos 3 cm de largo. Reservamos.

Para continuar, partiremos las lonchas de jamón york en cuadraditos del tamaño que queramos; lavaremos y pelaremos los tomates, los troceamos y los dejamos macerar un poco en el bol con una pizca de sal.

Cuando los tomates hayan echado un poco de su jugo, es la hora de añadir un huevo y medio picado, un poquito del perejil y la cebolla cortada en trozos pequeños.

Después de esto, incorporamos los espárragos y, en el último momento, la lechuga. Es importante dejar la lechuga para el final porque es muy sensible a los líquidos y si no, se pondrá pocha.

Finalmente, aliñamos nuestra ensalada con un poco de sal, un chorrito de vinagre y un poco de aceite de oliva. Removemos todos los ingredientes y cuando esté todo bien mezclado, lo servimos en una fuente.

Para decorar, rallaremos el otro huevo y medio que nos sobró por encima. Otra opción es complementar la ensalada con un poco de crema de vinagre (sin pasarnos, si no no sabrá a otra cosa) o acompañarla con una cazuelita de mayonesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *