Cómo preparar masa de pizza casera

Si eres un apasionado de la cocina italiana y quieres aprender a preparar una masa de pizza de forma fácil y sencilla... ¡ésta es tu receta!

Es verdad que a veces preparar masas puede resultar un poco pesado porque hay que amasar mucho; sin embargo, con la masa de pizza no sólo ahorrarás dinero, sino que haciendo un día una buena cantidad puedes congelarla y dejarla para otras ocasiones.

Ingredientes para 4 bases de pizza:

  • 600 ml de agua templada
  • 1 kg de harina de fuerza
  • 50 gr de levadura de cerveza
  • 30 gr de sal
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de azúcar

En primer lugar debemos poner en un bol pequeño la levadura de cerveza echa trocitos y el azúcar. Es verdad que a veces es difícil conseguir la levadura de cerveza fresca, pero en cualquier supermercado la podemos encontrar en polvo, que realmente hace la misma función. Sea como sea, debemos añadir al bol un poco de agua y remover la mezcla durante un minuto.

Después de esto, dejamos reposar durante 5 minutos hasta que se forme una especie de capa de burbujas en la superficie del bol. Mientras esperamos que esto ocurra, en otro bol más pequeño, diluimos la sal en un poco de agua, removiendo para que no queden granos.

A continuación ponemos en un bol grande toda la harina (si puedes tamizarla antes, la masa quedará mucho más ligera) y hacemos un agujero en el medio. Vamos añadiendo el resto de ingredientes uno por uno: primero la mezcla de la levadura de cerveza y el azúcar; después la sal disuelta; el aceite de oliva y, por último, el agua.

El agua debemos ir echándola poco a poco en el bol, mientras removemos con la otra mano para que todo se mezcle bien. Una vez que estén todos los ingredientes unidos y la masa sea uniforme, la sacamos del bol y, en una superficie enharinada, empezamos a amasar siempre procurando dejar aire por el medio, para que la masa suba mejor.

Después de amasar durante 5 o 10 minutos lo último que queda por hacer es dejar reposar la masa. En el mismo bol donde mezclamos los ingredientes metemos la masa y la tapamos con un trapo de algodón. Debemos dejarla ahí al menos dos horas para que suba, en un lugar con poca luz, a temperatura ambiente y sin corrientes de aire.

Cuando pasen las dos horas nuestra masa estará lista y podremos cortarla en 4 trozos, o bien para hacer cuatro pizzas diferentes si tenemos muchos invitados, o bien para congelarlas por separado para otras ocasiones. ¡Buon appetito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *