Cómo hacer salsa barbacoa casera

La salsa barbacoa es el complemento ideal para carnes como el pollo, el lomo de cerdo o el costillar de ternera. También se puede utilizar como acompañamiento para patatas fritas o aperitivos tipo nachos.

Su base es el tomate acompañado de vinagre y algunas especias, aunque hoy haremos una salsa un poco diferente, añadiéndole una pizca de miel. Si no os gusta, podéis hacerla sin este ingrediente perfectamente.

Lo bueno de esta salsa es que podemos darle varios matices a su sabor, por ejemplo, introduciendo toques ahumados o haciéndola un poco picante.

Ingredientes para un bol de salsa:

  • ½ pimiento rojo
  • ½ pimiento verde
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de salsa de tomate
  • 2 cucharadas de ketchup
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Tabasco
  • ½ cucharadita de pimentón (dulce o picante, al gusto)

Lo principal para que nuestra salsa barbacoa quede rica es picar mucho los ingredientes. La cebolla y los pimientos debemos meterlos en la picadora antes de sofreírlos, y trocearlos lo máximo posible, para que después no se noten en el conjunto de la salsa.

En una sartén con un chorrito de aceite de oliva, sofreímos los pimientos y la cebolla durante 5 minutos; incorporamos el ajo muy picado también y freímos unos 8 minutos más.

Cuando estén listos los ingredientes, esperamos a que enfríen y reservamos. En un bol, colocamos la cucharada de salsa de tomate, el ketchup, y las dos cucharaditas de miel. Diluimos la sal y el azúcar en un poquito de agua (muy poquita) y lo añadimos al bol.

Cuando las verduras hayan enfriado, las incorporamos a nuestro bol y, a continuación, añadimos la media cucharadita de pimentón, la pimienta negra molida y el tabasco.

Removemos todo bien para que los sabores se mezclen y dejamos reposar durante 10 minutos. Cuando veamos que todo está bien unido, lo pasamos por un pasapurés o lo trituramos con una batidora.

Cuando adquiera la textura que buscamos, retiramos la batidora y dejamos que la salsa enfríe. Una vez fría, la probamos y rectificamos alguno de los ingredientes si es necesario.

Esta receta es ideal para acompañar a vuestras barbacoas, o para poner como complemento a algún aperitivo. Unas patatas fritas de bolsa quedarán mucho más originales si las acompañáis de esta salsa. ¡A disfrutarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *