Receta fácil para hacer puré de patatas

El puré de patatas es un acompañamiento que combina genial con muchísimos platos: carnes rojas, pollo, pavo, pescado a la plancha... Tenéis una infinidad de recetas para las que este puré les viene de perlas. ¡Solo os queda animaros a hacerla!

Aunque nos puede parecer que es más cómodo comprar el puré ya hecho en el supermercado, lo cierto es que esta receta de puré de patatas os cansará mucho menos, os llevará menos tiempo y, a la larga, acabaréis ahorrando dinero; ¡todo ventajas!

Ingredientes para 4 personas:

  • 7 u 8 patatas (depende del tamaño)
  • 1 vaso grande de leche (si es entera, mejor)
  • Sal
  • Aceite de oliva

Lo primero que tenemos que hacer para preparar un buen puré es pelar las patatas y cortarlas en láminas de grosor medio. En una cacerola, colocamos los trozos con un poco de sal y los cubrimos con agua, mejor si el agua sobrepasa uno o dos dedos las patatas.

Colocamos la olla en la cocina y dejamos que rompa a hervir a fuego fuerte. Cuando hierva el agua, destapamos la cacerola y dejamos que las patatas cuezan durante 10 o 15 minutos más.

Cuando haya pasado el tiempo, o veamos que las patatas están lo suficientemente blandas, retiramos la olla del fuego.

Con ayuda de un colador, quitamos el agua que sobra de la cocción y volvemos a colocar la olla en la cocina, a fuego muy suave, durante un par de minutos. Es importante que, en este paso, movamos las patatas dentro de la olla, con ayuda de una cuchara de madera.

Mientras las patatas cuecen, podemos ir calentando la leche en el microondas; es importante que esté bien caliente para que no enfríe las patatas.

Cuando las patatas estén listas y escurridas, las retiramos del fuego y, en la misma olla, incorporamos poco a poco un buen chorro de aceite de oliva y la leche. Podemos machacar la mezcla con ayuda de una cuchara o pasarla por el pasapurés (esto último es mucho más cómodo).

Cuando todo esté mezclado y el espesor del puré esté a nuestro gusto, ¡ya está listo para emplatar! Tendremos que ponerlo en una fuente o directamente en cada plato. Queda muy bonito si lo adornamos con una hojita de perejil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *