Recetas de Bebidas

batido-de-platano-con-yogur-y-salvado

Batido para el desayuno con salvado, plátano y yogur

Si algo tienen los batidos es que son facilísimos de hacer y gustan a todo el mundo. Además, nos permiten crear sabores nuevos con los ingredientes que más nos gustan y obtener resultados tan ricos y personales como el que hoy os venimos a presentar.

El batido de plátano con yogur y salvado que hoy os enseñaremos a preparar es ideal para el desayuno. Nos dará el aporte energético que necesitamos para aguantar los días de trabajo y, al mismo tiempo, nos permite desayunar algo rico y muy saludable.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 plátanos maduros
  • 2 cucharadas de salvado
  • 2 yogures
  • 4 vasos de leche (si es fresca, mucho mejor)
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno

Lo primero que debéis saber para hacer este batido es que los plátanos que utilicéis deben estar maduros, nunca verdes. Tened en cuenta que cuanto más maduros estén, menos azúcar tendréis que añadirle al batido y, por tanto, más sano será.

Aún así, si os apetece el batido y no podéis esperar a que los plátanos maduren mucho, os recomiendo, como siempre, que utilicéis azúcar moreno de caña, que es mucho más sano que el azúcar blanco refinado que solemos tomar.

Para la preparación del batido lo primero será poner en el vaso de la batidora los 4 vasos de leche; podéis usar la que más os guste: de vaca, de avena, de cabra, de almendra... La verdad es que todas quedan bien.

Lo siguiente será añadir a la leche los plátanos pelados y cortados junto con las dos cucharadas de salvado y el azúcar. Batimos un poco con ayuda del robot o la batidora  y añadimos los yogures.

Personalmente, yo los prefiero naturales desnatados, pero siempre podéis buscar otras combinaciones con yogures de fresa, coco o macedonia. Solo es cuestión de encontrar el que más os guste.

Volvemos a batir toda la mezcla durante unos 5 minutos. Es importante que invirtáis tiempo en batirlo bien, así os aseguraréis de que no queden grumos. Si véis que el batido os ha quedado muy espeso podéis añadirle un poco de agua para que sea más liviano.

Vertemos el batido en un vaso y decoramos con un poco de salvado, cacao o canela en polvo o alguna fruta. ¡Riquísimo!

batido de manzana, fresa y avena

Batido para el desayuno con manzana, fresas y avena

Este rico batido de manzana, fresas y avena es una delicia pura. Además de tener un montón de vitaminas ¡está buenísimo! Es super fácil de preparar, en cinco minutos lo tendremos listo.

Es un desayuno maravilloso que nos permite estar toda la mañana haciendo cosas sin sentir hambre, ya que la avena es un cereal con propiedades saciantes y reductoras del colesterol.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 manzanas
  • 20 fresas
  • 2 cucharadas de copos de avena
  • 4 vasos de leche (si es fresca, mucho mejor)
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno

Lo más importante de este batido es la leche. Aunque como mejor quedan los batidos es con leche fresca, sí que es verdad que conseguirla a la hora del desayuno puede llegar a ser complicado.

De todas formas, podemos comprarla el día anterior y guardarla en el frigorífico. Si no, podemos utilizar también leche normal, leche de soja, de arroz o de almendras.

Lo primero que haremos en nuestro batido será preparar las frutas. Pelamos las manzanas y las troceamos. Lavamos también las fresas y les quitamos la parte verde de las hojas.

Las fresas las cortamos simplemente a la mitad. A continuación, echamos las frutas en el vaso de la batidora; añadimos también los cuatro vasos de leche y trituramos bien con ayuda de la batidora.

Es importante que estéis bastante tiempo triturando las verduras, ya que si no os pueden quedar grumos. Cuando acabemos de triturar las frutas con la leche añadimos al vaso las dos cucharadas de copos de avena y las dos cucharaditas de azúcar moreno.

Finalmente, volvemos a triturar todo bien  hasta que nos quede la textura fina que queremos. Si queréis que vuestro batido esté un poco más fresquito, podéis dejarlo un rato en la nevera antes de tomarlo.

Podéis decorar el batido con un poco de cacao en polvo, o mismo con algunos copos de avena sin triturar.

batido aguacate platano pipas

Batido energizante de aguacate, plátano y pipas

Los batidos son un desayuno estupendo, nos llenarán de vitalidad, pero nos quitarán esa sensación de pesadez que tenemos cuando desayunamos mucho. Este batido en concreto es especial para esos días en los que el estrés hace estragos en nosotros y, aunque nos levantemos cansados, sabemos que nos queda todo el día por delante.

Para combatir el estrés y empezar el día con energía y buen pie hoy os presentamos este maravilloso batido de aguacate, plátano y pipas. Os sorprenderá su sabor y lo fácil que es prepararlo, ya que no os llevará más de 10 minutos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 plátanos
  • 1 aguacate maduro
  • Una cucharada de pipas de girasol (también podéis usar semillas si os gustan más)
  • 4 vasos de leche de avena
  • 2 cucharaditas de azúcar

El primer paso para obtener nuestro maravilloso batido es pelar los 3 plátanos y el aguacate. Cuando les hayamos quitado la piel, los partiremos en varios trozos pequeños para que al triturarlo sea más fácil.

Cuando tengamos las frutas cortadas, las ponemos en el vaso de la batidora para empezar a triturarlas. En el recipiente añadimos los 4 vasos de leche de avena y volvemos a triturar.

Si la leche de avena no os gusta o no la tenéis en casa en el momento de hacer el batido, no os preocupéis, podéis usar leche convencional de vaca o de cualquier otro tipo: de soja, de arroz, de almendra...

Finalmente, añadimos las dos cucharaditas de azúcar (si es moreno, mejor) al vaso de la batidora y volvemos a batir. Debemos conseguir una textura uniforme y suelta para nuestro batido.

Si vemos que el batido nos gusta un poco más líquido de lo que nos ha quedado, podemos añadir algún líquido como la propia leche, el zumo de alguna fruta  o un yogur batido.

Finalmente, servimos el batido en un vaso y echamos las pipas por encima, decorando un poco. ¡Fácil y buenísimo!

Sorbete de sandía, melón y yogur natural

Sorbete frío de melón, sandía y yogur natural

Aprender a preparar bebidas ricas como este sorbete frío de melón, sandía y yogur natural nos puede sacar de más de un apuro. Nos sirve como cena, esos días que no tenemos mucha hambre y también para merendar, ya que es algo fresquito y sencillo que apetece en cualquier momento.

La receta de hoy, como siempre, tiene muchas variantes; podéis añadir miel al sorbete, o triturar alguna fruta más consistente (plátano o mango, por ejemplo) para darle una textura más de batido.

Ingredientes para 4 personas:

  • ½ sandía
  • ½ melón
  • 2 yogures naturales
  • 2 cucharadas colmadas de azúcar (blanco o moreno)
  • Hielo picado
  • Zumo de ½ limón

Una cuestión a tener en cuenta antes de hacer esta maravillosa bebida es que las frutas estén lo más frías posible; así que si las compramos el día anterior y las dejamos toda una noche en la nevera, mejor que mejor.

Lo primero que haremos para preparar nuestro sorbete será pelar las frutas. Retiramos la piel del melón y la sandía y quitamos también las pepitas. Troceamos en cachos pequeños las dos frutas y ponemos los trozos en un vaso amplio de batidora.

A continuación, incorporamos al vaso uno de los yogures (que también debe estar frío) y las dos cucharadas de azúcar. Trituramos con ayuda de la batidora y probamos nuestra mezcla; si consideramos que le hace falta más yogur, podemos echarle la mitad del otro.

Corregimos el azúcar si es necesario y añadimos un poco de hielo picado a nuestra mezcla. Volvemos a batir y reservamos en la nevera.

Lo siguiente, será batir el yogur que nos queda con ayuda de una cuchara, para decorar finalmente el sorbete. Cuando lo tengamos batido, cogemos los vasos donde vayamos a servir el sorbete y mojamos los bordes frontándolos con medio limón.

En un plato, ponemos un poco de azúcar y colocamos los vasos boca abajo para que el azúcar se quede pegado en los bordes. Rellenamos los vasos con nuestro sorbete y decoramos con unas gotas del yogur batido. ¡Riquísimo!

batido-de-fresa-y-platano

Cómo preparar un batido de fresa y plátano

Un batido de fresa y plátano es la excusa perfecta para refrigerarse este verano. Es una bebida llena de aportes energéticos gracias al plátano y con un sabor dulce y muy adictivo gracias a la fresa.

Además, el batido que preparamos hoy lleva un par de bolas de helado, por lo que tendremos una combinación perfecta de dulzura, sabor y frescura.

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr de fresas
  • 3 plátanos
  • 250 ml de leche
  • 100 ml de nata
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 bolas de helado de nata o de fresa
  • Hielo picado (opcional, para hacerlo más refrescante)
  • Nata montada
  • Virutas de chocolate.

Lo primero que debemos hacer es limpiar las fresas un poco debajo del grifo y quitarles las hojas verdes.  Les damos un corte a la mitad y reservamos en un plato. Pelamos en plátano, lo cortamos en rodajas y lo reservamos junto a las fresas.

Echamos las fresas y los plátanos cortados al vaso de la batidora. Añadimos poco a poco en el vaso los 250 ml de leche entera y los 100 ml de nata y trituramos. Cuando hayamos conseguido la  textura que queremos (podemos añadir más leche o no echársela toda) incorporamos las 4 cucharadas de azúcar y  trituramos muy muy bien.

Cuando el azúcar esté ya completamente diluido en nuestro batido, habrá llegado la hora de añadir las dos bolas de helado de fresa o de nata, el que más nos guste.

Finalmente, para decorar tenemos dos opciones. O bien comprar nata para montar y montarla nosotros mismo en casa con ayuda de unas varillas, o bien comprar la típica nata ya montada que venden en el supermercado.

Si queréis hacer un batido para una ocasión especial, os recomendamos que montéis vosotros mismos la nata, la diferencia es más que notable. Si no tenéis tiempo, podéis adornar el batido con la que ya viene montada.

Para terminar, lo único que nos queda es decorar la nata montada con unas virutas de chocolate o un poco de cacao en polvo, colocarle una pajita ¡y a beber!

 

Receta del auténtico mojito cubano con fresa

El mojito de fresa  es una bebida muy refrescante, ideal para las noches de verano. Con el hielo picado y el toque de hierbabuena es de lo mejor para refrigerarse ante las altas temperaturas.

Además, podréis prepararlo para después de una cena, ya que es digestivo y muy ligero. Os sorprenderá su sabor a fresa, que liga a la perfección con el azúcar moreno y el ron. Y ya si queréis quedar como auténticos expertos en mojitos, podéis apuntaros a decorar el borde de vuestra copa con un poco de azúcar.

Ingredientes para 4 personas:

  • 10 fresas grandes
  • Hielo picado
  • 40 ml de ron tostado
  • Hierbabuena
  • Zumo de dos limas
  • Zumo de ½ naranja
  • 5 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de azúcar blanco
  • 50 ml de soda

Lo primero que debemos hacer es trocear nuestras fresas, a mi me gustan en trozos medianos, para que no se desahagan pero sí se puedan comer. Las colocamos en un bol y las dejamos macerando con el zumo de naranja y la cucharadita de azúcar blanco mientras preparamos el resto del cóctel.

En otro bol, colocamos la hierbabuena (si nos gusta más podemos usar menta) junto con la mitad del zumo de lima y 2 cucharadas de azúcar moreno. Con ayuda de un mortero mezclamos bien estos tres ingredientes, hasta que las hojas de hierbabuena se deshagan.

En lo que será nuestra jarra de mojito ponemos debajo la mezcla que acabamos de hacer con la hierbabuena, el azúcar y la lima. Por encima, llenamos la jarra de hielo picado hasta un poco más de la mitad. 

Añadimos el ron, vertiéndolo uniformemente. A continuación, añadimos el resto de ingredientes: la otra mitad del zumo de lima, 3 cucharadas de azúcar moreno y las fresas maceradas. También podemos añadir unas hojas enteras de hierbabuena.

Finalmente, coronamos la jarra con los 50 ml de soda y metemos dentro una cuchara de madera para remover. Lo único que nos queda es decorar nuestras copas con un poco de azúcar.

Para esto necesitamos un plato ancho; ponemos en el un par de cucharadas de azúcar moreno y lo distribuimos. Impregnamos los bordes de las copas con ayuda de un cacho de naranja y les damos la vuelta.

Presionamos delicadamente en el plato, hasta que el azúcar se quede pegado; para decorar, también podéis poner unas hojas de menta en lo alto del vaso, después de servir el cóctel. ¡Y mojito listo!

Cómo hacer batido de chocolate casero

El batido de chocolate es un clásico de las meriendas, sobre todo en verano. Es super fácil de hacer y lo tendréis listo en apenas 10 minutos. Lo único que necesitáis son los ingredientes y una batidora.

Esta es una receta casera a la que le podéis añadir todas las variantes que queráis. Por ejemplo, hay gente que le echa esencia de vainilla; a mí, personalmente, no me gusta. También hay recetas que le añaden menta, una hierba que combina muy bien con el chocolate, o un poco de piel de naranja rallada.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 bolas de helado de chocolate
  • 3 vasos de leche
  • 1 vaso (sin llenar) de nata líquida
  • 4 cucharadas de cacao en polvo
  • 4 cucharaditas de azúcar
  • Nata montada
  • Virutas de chocolate para adornar

Lo primero que debemos hacer es sacar las bolas de helado del recipiente y ponerlas en el fondo de un vaso de batidora. Añadimos ahí uno de los tres vasos de leche junto con el cacao y el azúcar y mezclamos todo con la batidora.

Cuando el helado, el azúcar, el cacao y la leche se hayan mezclado bien, añadiremos los otros dos vasos de leche y el vaso (escaso) de nata. Volvemos a batir.

Una vez hayáis terminado este paso, os recomiendo que probéis la mezcla y rectifiquéis los ingredientes. A veces, dependiendo del helado que usemos (chocolate negro, chocolate con leche...) y de la pureza del cacao necesitaremos más o menos azúcar. También podéis rectificar la nata, aportándole cremosidad al batido de chocolate.

Si queremos que el batido esté bien fresquito, debemos dejarlo durante al menos media hora en la nevera. Sin embargo, también se puede tomar directamente así, a temperatura ambiente.

Servís la mezcla en vasos altos, sin llenarlos de todo para dejar sitio para la nata montada. Añadimos la nata en spray y espolvoreamos unas virutas o bolitas de chocolate por encima. También se le pueden poner barquillos o galletas trituradas. ¡Bueno, rápido y fácil!

Receta fácil de Sangría

La sangría es la bebida refrescante típica de España y hoy por fin podréis conocer cuál es la receta original para hacerla en vuestra casa o preparársela a vuestros amigos y familias cuando queráis. Puede parecer sencillo preparar una sangría, pero, realmente, si queremos que tenga un sabor especial debemos fijarnos en los detalles.

Lo esencial será el vino al que acompañarán las frutas, la gaseosa y algún tipo de edulcorante. Sin embargo, si queremos darle un toque diferente podemos introducir nuevos ingredientes como la menta o fijarnos en cómo se prepara en otros países como México para variar un poco.

Ingredientes para una jarra de 2,5 litros: 

  • 1 botella de vino tinto (75 cl)
  • 1/2 litro de gaseosa o soda
  • Azúcar al gusto
  • Zumo de un limón
  • Frutas:
    • Naranja
    • Melocotón
    • Pera
    • Fresas
  • Menta o Hierbabuena
  • Hielo

Lo primero que debemos hacer para preparar nuestra sangría es macerar las frutas un ratito antes. En un bol se pone un poco de azúcar, la naranja, el melocotón, la pera y las fresas con un poco del vino que utilizaremos después y un poco de gaseosa.

Dejamos reposar y después de un rato, cuando las frutas hayan cambiado un poco, de color las retiramos. También se puede hacer la receta sin poner las frutas a macerar si no tenemos tiempo, por eso no os preocupéis.

A continuación, echamos el líquido sobrante de la maceración en la jarra donde irá nuestra sangría. Para seguir añadimos todas las frutas y el azúcar que queramos; removemos con una cuchara de palo y reservamos.

Exprimimos el limón para sacarle el zumo y lo añadimos a la mezcla de la jarra. Lo siguiente que debemos hacer es añadir los hielos, que deben ser bastantes para que la bebida esté fresca.

Finalmente tendremos que echar la esencia de la sangría: el vino tinto. Removemos con ayuda de la cuchara y añadimos después la gaseosa o la soda.

Es cierto que algunas personas le echan también un poco de zumo gaseoso de naranja (tipo Kas o Fanta), pero eso lo dejo a vuestra elección si queréis darle un toque de color anaranjado. También existen algunas recetas en las que se le añade brandy o cava, podéis probar si os gustan estas bebidas.

Finalmente, antes de servir la bebida en la mesa se le añaden unas hojitas de menta o de hierbabuena. Removemos para que el azúcar suba y llegue a todo el líquido. Para servir utilizaremos vasos anchos para que quepa el hielo y lo decoraremos con una rodaja de naranja en el borde del vaso ¡y ya tenemos nuestra sangría lista!